Mitin de inicio de campañas


rosa-diez--644x362

A nadie se le escapa que el Debate del Estado de la Nación este año solo tenía interés electoral. El síndrome Podemos, estén o no hinchados sobremanera sus resultados electorales, hacía de especial interés aprovechar una tribuna en que están ausentes tanto el propio Podemos, azote electoral del PSOE, como C’S y VOX, comevotos del PP.

Rajoy, lógicamente, quiso resaltar el giro que ha dado a la economía española. Pedro Sánchez intentó destacar lo suficiente para frenar a Podemos y, sobre todo, comer terreno a Susana Díaz que pronto se alzará como vencedora en Andalucía. IU, estrenando cara nueva, quiso podemizarse a lo bruto por miedo a hacer su debate de despedida como fuerza parlamentaria y para Rosa Diéz, de UPyD, al no querer enmendar su inmenso error de no desposar a Ciudadanos, era la desesperada oportunidad de dar la talla a un nivel tan estratosférico que pareciera hasta necesario seguir apostando por ella. Cada uno intentó cumplir con este papel siempre con los ojos puestos en sus partidarios para que no se sintieran huérfanos de liderazgo. ¿Qué paso? Pronto se sabrá. Lo más negativo de todo, para mí, fue que Pedro Sánchez hizo de IU; IU actuó de Podemos y Rajoy, que empezó bien, perdió la razón al faltarle a Pedro Sánchez

No entiendo nada. ¿No era este debate una inmejorable ocasión para, lejos de las puñaladas mitineras electorales, haber propuesto, todos y cada uno,  el modelo de Estado y sociedad que según su particular ideología proponen para nuestra España? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *