Alexandra López-Liz (@alopezliz) presidenta de la asociación @Aixecat_Levanta: ‘Las instituciones estatales en el territorio catalán se han ido vaciando de contenido’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Alexandra López-Liz (@alopezliz) Abogado de empresa y presidenta de la asociación AIXECA’T LEVÁNTATE (@Aixecat_Levanta). 

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué es ‘AIXECA’T LEVÁNTATE‘?

Alexandra López-Liz: AIXECA’T LEVÁNTATE es una asociación cívica que nace tras los acontecimientos del 6 y el 7 de septiembre de 2017 con el convencimiento de que no sólo deben existir asociaciones cuyo aglutinador sea la voluntad de combatir al separatismo, sino otras como la nuestra que entiendan que hay que cuestionar el modelo de sociedad político-social y cultural que ha hecho posible el “procès”. En otras palabras, entender que el separatismo no es una desviación viciosa del nacionalismo sino la consecuencia natural de más de 30 años de hegemonía indiscutida del modelo catalanista transversal.

JMF: Y, ¿cómo se rompe esa hegemonía?

Alexandra López-Liz: La principal herramienta de la hegemonía es el consenso, sólo rompiendo este consenso conseguiremos quebrar esa hegemonía proponiendo un modelo alternativo y abriendo las puertas al pluralismo. Fíjate en la expresión empleada por los defensores de la “inmersión” para replicar a aquellos que con argumentos y estudios científicos les demuestran los desastres que ocasionan en los estudiantes: se limitan a decir que sobre esta cuestión existe “consenso” en la comunidad educativa y en la sociedad y punto. Esto sucede también en el resto de ámbitos. El consenso sobre el que se funda la hegemonía se construye a través del control de tres grandes ámbitos: el sistema educativo, los medios de comunicación públicos (y privados mediante el riego de subvenciones) y la politización de las instituciones, desde la policía hasta la religión, pasando por los colegios profesionales hasta no dejar sin infiltrar el menor resquicio de un tejido social. La capacidad de capilaridad es aterradora. Ante esto, como te decía al principio, el primer paso consiste en tener en valor de romper el consenso haciendo la distinción, sutil aunque de tremenda importancia, entre la voluntad de pacto una vez configurado un modelo alternativo y la aceptación del consenso. Buscar el consenso desde una posición crítica ante un poder hegemónico tan consolidado es una estrategia condenada al fracaso, es perder la partida de antemano.

JMF: No al consenso y si a ¿qué?

Alexandra López-Liz: Sí a una sociedad que no acepte de manera acrítica el modelo impuesto. Es lo que llamamos el fin del consentimiento. Supone decir sí a una televisión pública plural que no falte el respeto de manera sistemática a la mitad de sus contribuyentes; supone decir sí a una escuela que permita estudiar en la lengua materna de sus alumnos; supone decir sí a un espacio público no contaminado por la propaganda separatista;  supone decir sí a unas instituciones neutrales, a una policía no politizada, etc.

JMF: ¿Cómo pensáis hacer esto?

Alexandra López-Liz: En realidad la organización interna de nuestra asociación está pensada como una respuesta a esta pregunta. Tenemos, por un lado, las áreas de trabajo funcionales: legal, documentación, comunicación y acción a pie de calle, y por otro, los ámbitos de actuación. Estos ámbitos coinciden con los que te he comentado antes sobre los que se basa la hegemonía: educación, medios de comunicación e instituciones.  Constituyéndonos en grupo de presión, aglutinando a una masa crítica suficiente que además de colaborar con nosotros apoyando nuestras iniciativas, actúe en sus respectivos entornos. En particular, hemos llevado a cabo innumerables acciones de limpieza -el Grupo de Trabajo de Acción (GTA) de AIXECA’T fue el primero en organizar limpiezas del espacio público- y hemos interpuesto centenares de denuncias. Ademas, nuestra sede se está constituyendo como un espacio abierto y de referencia en el universo del asociacionismo contra el nacionalismo.

JMF: ¿Quiénes forman parte de vuestra organización?

Alexandra López-Liz: Profesionales de diferentes ámbitos, desde abogados e ingenieros, a periodistas y profesores, sindicalistas, técnicos de la administración, editores, camioneros, informáticos… Todos ellos se organizan en función de sus habilidades.

JMF: ¿No hay muchas organizaciones pequeñitas en Cataluña que se han levantado contra el independentismo descoordinadas?

Alexandra López-Liz: Bueno, en realidad ese es un problema endémico de la resistencia. Por eso te comentaba que en nuestra estrategia para aglutinar a una masa crítica no sólo son importantes las acciones que llevamos a cabo, sino nuestra voluntad expresa de convertir nuestra sede, probablemente la que mejores infraestructuras tiene de los grupos a los que aludes, en un espacio que propicie la sinergia entre todas esas organizaciones.

JMF: La calle ya no es del independentismo, pero la prensa y la cultura, universidad, escuela… sí lo son. ¿Estáis solos o contáis con el Estado?

Alexandra López-Liz: En nuestra opinión, lo que motivó la gran respuesta de la ciudadanía catalana en las manifestaciones de finales de septiembre y de octubre, por encima incluso del sentimiento de rechazo al separatismo, fue la reacción de alarma ante la constatación de que el Estado nos había abandonado. Hasta ese momento muchas personas contrarias al nacionalismo y al separatismo no se habían movilizado porque pensaban que el golpe de Estado no tendría recorrido y era inviable. La comprobación de la debilidad del Estado fue, ente otras cosas, la razón de nuestro nacimiento como organización. Que contemos o no con el Estado dependerá del resultado de las próximas elecciones. Si surgiera un gobierno como el que tenemos en la actualidad, la única esperanza seguiría siendo la sociedad civil.

JMF: ¿El Estado os falla?

Alexandra López-Liz: Nos ha fallado. El Estado lleva más de 30 años pensando que podía mantener el poder (poder judicial, ejército, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado…) cediendo la hegemonía, pero un poder sin hegemonía es un poder muy débil. Las instituciones estatales en el territorio catalán, como en el resto del Reino de España, se han ido vaciando de contenido. Que hayamos sido abandonados no es algo circunstancial sino estructural, pues forma parte del modo de entender la política de los sucesivos gobiernos españoles en su relación con la Generalidad de Cataluña. Todos los que no hemos estado a favor del nacionalismo hemos sido utilizados como moneda de cambio en estas políticas de contentamiento y de apaciguamiento.

JMF: ¿Mal el PP y peor el PSOE?

Alexandra López-Liz: Sí, sin lugar a dudas comparten la incapacidad. Esa negligencia del Estado que denunciamos es atribuible a ambos.

JMF: Y,  ¿seguirá más tiempo?

Alexandra López-Liz: No puedo asegurar el futuro, pero creo que el PP de Casado, tras su última crisis y tras la constatación del fracaso de las políticas para con Cataluña asesoradas por Moragas y secundadas por Soraya, ha tomado nota del error. Sobre el PSOE de Sánchez no albergo en este momento esperanza alguna. Ya fue un paso mal dado que el PSC dejara de sentirse vinculado a la línea política del PSOE, ahora el PSOE le ha comprado al PSC íntegramente la propuesta de Estado que tiene para España. El PSC es el principal culpable del triunfo del nacionalismo en Cataluña.

JMF: Gracias Alejandra, no te quito más tiempo y así habrá más ocasiones. Un beso y mucho ánimo tenéis mucha tarea por delante.

Alexandra López-Liz: Muchas gracias a ti, Josep Maria. Un abrazo y hasta pronto.

JMF: Mil gracias y hasta bien pronto.

Los acusados pueden mentir

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Entramos en una nueva fase del juicio diametralmente opuesta a la inmediatamente anterior. Primero fueron las cuestiones previas con intervención de las defensas cuyo objetivo era destacar la inocencia de los acusados, luego vino la intervención de la acusación de signo contrario, en ambos casos, si lo hicieron bien, convencieron al público con sus argumentos o al menos hicieron dudar de los planteamientos de la parte contraria. Luego vino el turno de los acusados que no olvidemos que pueden no contestar, lo cual han hecho todos con la acusación particular, y además pueden callarse, faltar a la verdad o contarnos milongas. La conclusión de esta fase, para cualquier seguidor no avezado, dependiendo de los acusadores y de la sangre fría o caradura de los acusados, puede ser que se abran interrogantes dejando dudas en la sala o, muy frecuentemente, que parezca por sus declaraciones que que los procesados no han hecho nada de lo que se les acusa.

Ahora empieza la fase clave, la testifical. Los testigos, amén de que deben responder a todos los acusadores y a los abogados, deben decir la verdad o de lo contrario incurrir en falso testimonio en causa judicial que está castigado con pena de hasta tres años de prisión y multa. La realidad de los hechos, la pericia de los acusadores y las defensas amen del buen hacer de los jueces, son los que explicitarán la inocencia o culpabilidad de los imputados en este y otros procesos. Hasta ahora lo normal es que prime la sensación de inocencia, a partir de ahora lo habitual debe ser que se imponga la realidad de los hechos probados.

No entiendo nada. Si los acusados pueden mentir, ¿de dónde se deduce que está claro que no hicieron nada censurable? ¿Alguien me lo explica?

Laura Mascaró (@laurekas): ‘El Homeschooling es educación completamente personalizada’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Laura Mascaró (@laurekas), madre de dos niños que no van a la escuela. De formación, jurista, aunque ya no ejerce. Fundadora de la Plataforma para la Libertad Educativa. Se dedica a asesorar a familias en temas de crianza y educación y da clases de educación financiera en colegios de Primaria y Secundaria.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Eres partidaria del ‘Homeschooling’?

Laura Mascaró: Soy partidaria de la libertad educativa. Dentro de eso, lo que he elegido para mi familia es el ‘unschooling’ (que es una forma de ‘homeschooling’).

JMF: Explícate un poco más, homes… uns… ¿de qué hablamos?

Laura Mascaró: Cuando digo que soy partidaria de la libertad educativa, quiero decir que creo que debería haber plena libertad para crear el tipo de centro que cada uno considere oportuno y plena libertad de los padres de elegir a qué centro llevar a los hijos… o no llevarlos a ninguno. Homeschooling es educar sin asistir a ningún centro. Algunas familias matriculan en centros a distancia (normalmente centros extranjeros, puesto que España no permite la educación a distancia en la etapa obligatoria). Otras siguen algún tipo de curriculum. Y otras no siguen ningún programa. Esto es el unschooling (literalmente “no escuela”).

JMF: Y, ¿los títulos?

Laura Mascaró: Los títulos, con la legislación actual, los homeschoolers podemos conseguirlos con los exámenes libres, un poco más tarde que los chicos que sí van a la escuela. Pero en realidad a muchos no les interesan los títulos. Muchos homeschoolers son artistas, emprendedores o se dedican a profesiones tan nuevas que aún no existe formación reglada para ellas.

JMF: Te cierras la universidad ¿no?

Laura Mascaró: Te cierras la universidad española. Pero puedes acceder a la universidad en otros países que te admiten en función de su propio examen de acceso, sin títulos previos. Se ha dado el caso de jóvenes a los que España no les daba ni la ESO por no haber ido a la escuela pero que han entrado en la Open University de Londres y se han licenciado sin problemas. Otros, los que estudian la primaria y secundaria a distancia, tienen el título del país del que sea la escuela donde estudian (normalmente Estados Unidos). Y aunque ese título no siempre se puede convalidar por el español, es válido en USA y en otros lugares. También hay quien hace homeschooling en primaria y entra al colegio para terminar la secundaria y así titularse a los 16 años.

JMF: Tal y como lo pones, sin cambio legislativo esas soluciones son muy caras…

Laura Mascaró: El cambio legislativo sería lo ideal. Hay muchas opciones y, hoy en día, también la educación se ha globalizado. Puedes hacer cursos de Harvard sin moverte de tu casa…. ¿Y seguimos obligando a la escuela presencial durante 10 años? ¡No tiene mucho sentido! Pero hacer el examen por libre o matricularte en 4º no es caro.

JMF: ¿Qué ventajas le ves a estudiar en casa?

Laura Mascaró: Principalmente, la libertad. Así en general. Libertad de horarios, libertad para diseñar tu propio curriculum, libertad para aprender las cosas a tu ritmo, que puede ser más lento o más rápido que el que propone el Ministerio… No digo que sea fácil ni que sea la panacea, pero en muchos casos, funciona de maravilla. Es educación completamente personalizada. Nuestros niños no “aprenden” para hacer un examen y luego olvidarlo. Aprenden las cosas cuando tienen interés o necesidad por ellas. Y no se les olvida porque es un aprendizaje significativo. Mi hijo mayor, por ejemplo, no sabía casi nada de matemáticas. Hasta que a los 12 años decidió empezar y en 3 meses se puso al nivel de 4º de la ESO. Eso me da que pensar que en la escuela se pierde mucho tiempo… Y quiero aclarar una cosa: cuando hablo de que lo aprenden cuando tienen interés, no quiero decir que los padres no hagamos nada hasta que ellos lo pidan. Nuestra función es mostrarles cuántos más temas mejor. Obviamente el niño nunca te dirá que le interesa el arte o las matemáticas o la física si no sabe que eso existe.

Así JMF: Te dirán que no socializas…

Laura Mascaró: Me lo dicen, sí. Pero eso es porque tenemos un concepto diferente de lo que significa “socializar”. Para mi socializar es aprender a estar en sociedad. Aprender que no hablas igual, no vistes igual y no te comportas igual si estás en una boda, que comprando el pan, que comiendo con amigos. Socializar es ser capaz de relacionarte con todo tipo de gente. Y para aprender eso, hay que estar en contacto con todo tipo de gente. No sólo con una maestra y 25 niños de tu misma edad.

JMF: ¿Conoces a muchas familias que enseñen asi?

Laura Mascaró: Sí. Dentro de que somos una minoría, somos bastantes. Las primeras que conocí fue a través de internet, sobre todo gente de otros países. Después fui conociendo a familias que educan en casa en España, porque hay encuentros todos los años y se van formando grupos por zonas. En el grupo de Madrid somos un centenar de familias. (Hay más, pero no todas están en este grupo al que me refiero, con el que hacemos actividades todas las semanas). Y lo más bonito es que somos familias muy diversas, con todo tipo de profesiones, ideologías, creencias, nivel socioeconómico y lugar de residencia. Familias numerosas y familias con hijo único. Familias que  siguen curriculum y familias que no. Hay de todo.

JMF: Los padres con poca formación y pocos recursos lo tendrán imposible…

Laura Mascaró: No. Imposible (o muy difícil) lo tienen los padres que trabajan por cuenta ajena y tienen que pasar 10 horas al día fuera de casa los dos. Pero la formación no es imprescindible. Lo importante es la voluntad. Siempre digo que yo no soy la profesora de mis hijos. Mi función no es saberlo todo para enseñárselo. ¡Eso sería imposible!. Mi función es buscar recursos. Por eso va muy bien el grupo de familias. Cualquier cosa que te interese, seguro que alguien del grupo lo sabe o sabe dónde puedes empezar a buscar. Y si hacemos una salida (como una visita a un museo) siempre hay algún padre que sabe del tema y nos lo explica. Muchas familias hacen intercambios (por ejemplo, yo enseño inglés a tus hijos y tú enseñas matemáticas a los míos), en general, hay mucha colaboración. Ni hace falta saberlo todo, ni hace falta tener mucho dinero. A mí me sale más barato el homeschooling que si fueran a la escuela (contando que hay gente que paga ruta escolar, materiales, comedor, actividades extraescolares, etc).

JMF: ¿No acabareis montando una ‘escuela’ sin curriculum fijo llevada por vosotros mismos?

Laura Mascaró: En mi caso concreto, no. Pero sí hay familias que lo hacen. Algunas incluso llegan a homologar esas escuelas, que llamamos “escuelas libres”. Ya hay unas cuantas en España y algunas funcionan bastante bien. Pero el que es verdaderamente homeschooler, lo que quiere es tener esa libertad que te decía. Y sí, nos enriquece mucho el contacto con otras familias, pero el peso de la educación lo lleva cada padre en su casa, no el grupo.

JMF: ¿Piensas que España legislará permitiendo vuestra opción?

Laura Mascaró: No lo creo. La mayoría de los países que han hecho cambios (o los han intentado hacer) lo que han hecho ha sido restringir la libertad de los padres. Como Suecia, que prohibió educar sin escuela o Inglaterra que ha tenido varios intentos no de prohibirlo pero sí de restringir el acceso poniendo más requisitos y más controles. Sin embargo, creo que los Estados tienen la batalla perdida en ese aspecto, por lo que comentaba de la globalización. Los niños tienen todo el conocimiento del mundo a un clic y pretendemos que sigan encerrados en un aula durante 10 años con un profesor que quizás sabe menos que ellos (y de esto podría poner muchos ejemplos, como el de la profesora de historia en secundaria que decía que en España sólo había habido una dictadura en toda la historia). Desde la Plataforma para la Libertad Educativa la propuesta que hacemos a la administración es hacer algunos cambios, no en la ley de educación (que siempre es muy polémica) sino en otras normas que permitirían que las familias homeschoolers que tengan informe positivo de los servicios sociales no llegaran a juicio. La mayoría no queremos que se reconozca explícitamente en la ley de educación (porque eso vendría con requisitos y controles). Lo que queremos es que no se nos persiga como a delincuentes.

JMF: ¿Ningún partido es receptivo?

Laura Mascaró: En general no. El PP suele recibirnos bien por la cuestión de la defensa de la familia y del idioma, pero poco más. El P-Lib (Partido Libertario) sí lo lleva en su programa pero no tienen representación parlamentaria. VOX lo llevaba en su programa del 2015, pero en el de 2018 lo eliminaron. Los demás consideran que la escuela pública debe ser obligatoria para todos. El homeschooling les parece elitista (más que nada porque no lo conocen). O sea, que hablan mucho de atención a la diversidad pero luego es la misma atención para todos.

JMF: La libertad da miedo a los políticos… ¿No teméis que los servicios sociales os quiten los hijos?

Laura Mascaró: No. Los asistentes sociales, por lo general, trabajan todos los días con niños que realmente no están bien atendidos. Cuando ven a los nuestros a veces incluso nos felicitan. Y lo mismo les pasa a los fiscales. Nos ven y dicen: me encanta lo que haces. Pero no tienen una herramienta jurídica que les permita dar carpetazo al expediente. Por eso algunas familias acaban teniendo que enfrentarse a un juicio. A día de hoy, lo peor que puede pasar si educas en casa en España es que un juez te obligue a escolarizar. Es un riesgo asumible. En Alemania te quitan la custodia, hay multas e incluso penas de cárcel. Ahí ya no me atrevería a hacerlo. Pero en España hay bastante tolerancia administrativa.

JMF: Menos mal, mil gracias Laura, la Libertad no tiene precio.

Laura Mascaró: Eso pienso yo. Y no estamos dispuestos a vivir con miedo.

JMF: Felicidades y hasta pronto, hay tema.

Laura Mascaró: Gracias.

Felipe VI, Rey democrático

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Cada vez que Felipe VI asoma la corona, desde la izquierda muchos políticos y comentaristas nos insisten en que a ‘ese’ no le ha votado nadie; curiosamente desde las posiciones de enfrente no se entra al dialogo, se asume el axioma y se cambia de tema. Veamos, a ‘este’, como a su padre, como a su hija, le votaron todos los españoles al votar la Constitución que por cierto lo nombra expresamente con nombres y apellidos. No me imagino a ningún español votando ‘monarquía’ en la Carta Magna sin saber que esta era hereditaria y por tanto que al votar al padre, y hasta que no se cambie el texto constitucional, votaban al hijo y así sucesivamente. Por si fuera poco, cuando se produjo la abdicación, que incluía la sucesión, tal como se explicita en el preámbulo de la Ley Orgánica que se votó en el Congreso (299 votos, el 85%) y ratificó en el Senado (233 votos, 90%) donde dice: “La entrada en vigor de la presente ley orgánica determinará, en consecuencia, que la abdicación despliegue sus efectos y que se produzca la sucesión en la Corona de España de forma automática, siguiendo el orden previsto en la Constitución.”. Quizás se bueno recordar que, con este criterio del voto directo de los ciudadanos, a los Presidentes del Gobierno de España, no lo vota ‘nadie’ dado que los vota e inviste el Congreso, al igual que los Presidentes en las Comunidades Autónomas y que los alcaldes en los Ayuntamientos… España, tomen nota los ignorantes y los manipuladores, es una monarquía parlamentaria y no otra cosa.

No entiendo nada. Si es democrático un Presidente de Gobierno de España, ¿no lo es el Jefe del Estado? ¿Alguien me lo explica?

Rafael Arenas (@Rafaelarenasgar): ‘Los nacionalistas no reconocen a los catalanes no nacionalistas como interlocutores’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Rafael Arenas García (@Rafaelarenasgar). Catedrático de Derecho internacional privado en la UAB.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cómo ves la UAB y por ende la universidad catalana?

Rafael Arenas: Hay que diferenciar varios planos. Desde un punto de vista académico la UAB es una Universidad excelente. Estoy muy satisfecho de formar parte de ella desde hace más de 20 años. Hay entusiasmo, iniciativa, flexibilidad, se facilita la participación en proyectos, hay preocupación por la calidad de la docencia y de la investigación, contactos internacionales. No por casualidad es una de las 200 mejores Universidades del Mundo, que puede parecer poco a quien no esté en el mundo académico, pero que es una posición muy buena. Solamente en Estados Unidos hay del orden de 5.000 universidades, lo que quiere decir que la UAB está quizás en el 1% superior de Universidades de todo el Mundo. En esta situación están también la UB y la UPF, que son siempre de las mejores Universidades de España en todos los rankings. Por ahí vamos bien. Desde otras perspectivas la valoración puede ser distinta.

JMF: Trabajé en ella, y tengo claro que eso iba por facultades, la mia, Pedagogía, desgraciadamente fue de capa caída.

Rafael Arenas: No la conozco.

JMF: ¿Es realmente tan ‘nacionalista’ la Universidad catalana?

Rafael Arenas: Sí. A veces digo que en la Universidad catalana hay tres grupos: Los nacionalistas, los filonacionalistas y los que no dicen nada por temor a que se le echen encima los otros dos grupos. De los que abiertamente nos proclamamos contrarios al nacionalismo hay pocos. No creo que lleguemos ni a la categoría de grupo. Esto implica que desde una perspectiva institucional el sesgo nacionalista es muy evidente y lo peor es que está tan asumido que algunos te lo niegan porque no son ni siquiera conscientes de ello.

JMF: En mi época la Universidad era contestataria, difícil de controlar desde el poder político.  ¿Qué ha pasado?

Rafael Arenas: Desde que la conozco, el año 1996, ha sido siempre así. El nacionalismo, a veces en forma de catalanismo, ha sido siempre hegemónico. Había sus disputas entre filoconvergentes y filosocialistas, pero sin salirse del marco catalanista.

JMF: Yo me fui poco antes de esa época.

Rafael Arenas: Antes de eso no sé cómo era.

JMF: ¿Es reflejo de la sociedad o al revés?

Rafael Arenas: No, no es un reflejo de la sociedad, es reflejo, y un elemento más del régimen nacionalista. La sociedad es mucho más plural, pero el nacionalismo, como todo régimen, pretende controlar lo más visible y las instituciones que articulan la sociedad. De esa manera, por ejemplo, si pensamos en estudiantes y profesores (por ir a la Universidad) probablemente habrá casi tantos nacionalistas como no nacionalistas, pero en los órganos de gobierno, en lo que tiene visibilidad, tan solo están presentes los que no se visibilizan como no nacionalistas. Es decir, el pensamiento nacionalista o es apoyado directamente o es tolerado, mientras que cualquier planteamiento no nacionalista es simplemente impensable. Este control de las instituciones acaba teniendo también reflejo en la sociedad.

JMF: La sociedad se mueve por ideas, ¿son las nacionalistas las que impregnan ahora Cataluña?

Rafael Arenas: Sí, ahora y desde hace décadas. No hay que olvidar que el catalanismo es también nacionalismo y no sé cuándo Cataluña no estuvo impregnado por alguna de sus formas.

JMF: Hay focos de pensamiento que eleven el nivel a temas más ‘modernos’?

Rafael Arenas: ¿En la Universidad?

JMF: Si, y en general en el ámbito del pensamiento.

Rafael Arenas: Hay una reacción, sí. Hay grupos, iniciativas (CLAC, ‘Universitaris per la convivència’, en su día Puerta de Brandemburgo, las distintas sectoriales de SCC, Club Tocqueville, etc) que aportan aire fresco. Presentaciones de libros que sirven para lanzar ideas. Sí, hay una reacción a décadas de monotema nacionalista. Afortunadamente.

JMF: Y ¿cómo recibe la sociedad este ‘aire fresco’?

Rafael Arenas: Siete millones de catalanes es mucha gente, así que hacer una descripción general es complicado. Creo que lo que se ha hecho es romper el monopolio nacionalista. Hace tan solo diez años o menos cualquier planteamiento abiertamente escéptico con el catalanismo era una rareza. La imagen “oficial” era que Cataluña era catalanista y punto.

JMF: Y los medios de comunicación, ¿dan visibilidad a esto?

Rafael Arenas: Ahora esto ya no es así; pero los medios de comunicación, como apuntas, todavía no lo han asimilado y no solo los medios de aquí. Por ejemplo, me parece muy significativa la posición de la SER. Parecería que la SER debería ser receptiva a esto, y sin embargo no lo es. Cuando fui Presidente de SCC no me entrevistaron ni una sola vez y, por ejemplo, cuándo sale el tema del adoctrinamiento en las escuelas su mantra es que se trata de anécdotas que no pueden ser elevadas a categoría. Lo pongo como ejemplo, pero hay otros medios que todavía no asumen que contemporizar con el nacionalismo es un error y que ha de darse visibilidad a líneas de pensamiento alternativas. Parecen atenazados por la caricatura según la cual todo lo que no es nacionalista es facha.

JMF: ¿Te crees lo del 0,2% de ‘adoctrinamiento’ en los textos escolares de la ministra?

Rafael Arenas: No sé de dónde se ha sacado esa cifra pero entrar en ese tipo de argumentos me parece una barbaridad. Es que un 0,0002 por ciento ya sería una barbaridad. ¿Nos imaginamos que la Ministra dijera que tan solo un 0,2% de los libros escolares tienen afirmaciones fascistas?

JMF: Dice que el dato proviene del ‘gremio de editores’ y el gremio lo ha negado…

Rafael Arenas: Hay informes sobre los que la Ministra no quiere hablar, como el que preparó la AEB y SCC y el propio informe de la Alta Inspección de Educación. Para mí la Ministra no tiene ninguna credibilidad.

JMF: Informes de la propia ‘Alta Inspección’ del Estado hace 20 años que ya eran alarmantes…

Rafael Arenas: Cuando se siente a comentar las 300 páginas del Informe de AEB/SCC hablamos.

JMF: ¿Por qué piensas que no se toman en serio este problema?

Rafael Arenas: Es un tema molesto por varias razones. ¿Cómo van a asumir que durante décadas han estado haciendo de facilitadores de un sistema que ha supuesto adoctrinamiento y perjuicios para los niños castellanohablantes (por la inmersión)? ¿Te los imaginas ahora diciendo: es verdad, la inmersión no era buena y delante de nuestras narices se produjo adoctrinamiento escolar? Han ido demasiado lejos como para rectificar. Y no hay que olvidar que el PSC es corresponsable de lo que está pasando en Cataluña. Es por eso que no tengo muchas esperanzas de que el PSOE acabe asumiendo la realidad.

JMF: Pero en teoría podría haber lo que llaman ‘inmersión’ que no lo es, sin adoctrinamiento, ¿no?

Rafael Arenas: Sí, inmersión y adoctrinamiento son dos temas diferentes aunque están vinculados, porque el fin de la inmersión es político y, por tanto, en sí mismo ya una forma de adoctrinamiento.

JMF: ¿Cómo ves el juicio?

Rafael Arenas: Estamos empezando, es pronto para saber en qué quedará. De momento el respeto a los derechos de los acusados es exquisito. Pero no creo que se puedan sacar muchas más conclusiones hasta que no comience el interrogatorio a los testigos.

JMF: ¿Es normal esta exquisitez en los juicios?

Rafael Arenas: Me parece que no. El otro día comentaba en broma que si fuera abogado penalista llevaría un vídeo con las intervenciones de Marchena en el juicio y cada vez que tuviera un juicio en un Juzgado de lo Penal pediría que pasaran el vídeo y le diría al Juez: “Quiero para mi acusado exactamente el mismo trato que aquí Marchena está dando a los líderes nacionalistas”.

JMF: Pero esa exquisitez es buena, ¿no?

Rafael Arenas: Sí, claro, es buena. Creo que esa debería ser la norma.

JMF: Coincido contigo, la norma siempre. ¿Habrá un antes y un después de la sentencia sea cual sea?

Rafael Arenas: Sí porque hay unos cuantos debates jurídicos relevantes. Sobre todo en lo que se refiere a la interpretación del delito de rebelión.

JMF: ¿Cuál más?

Rafael Arenas: También sobre el delito de sedición, que ha tenido muy poca (o ninguna) aplicación práctica y luego hay un tema probatorio, ¿cómo vincular a los líderes con una violencia que ellos directamente no ejercieron? Y también hay cosas más técnicas, por ejemplo sobre la competencia del Tribunal Supremo. La conexión entre distintas causas y la forma en que esto puede afectar a los derechos de defensa no solamente la Sentencia del Tribunal Supremo, sino también la de la Audiencia Nacional y la de otros órganos jurisdiccionales más la del Tribunal Constitucional si se produce y la del Tribunal de Estrasburgo configurarán un corpus jurídico que será objeto de estudio por décadas.

JMF: Habéis formado un grupo de análisis, ¿es para estudiar eso?

Rafael Arenas: En principio de momento solo el juicio ante el Supremo. Lo otro es más bien materia para varias tesis doctorales.

JMF: La ultima huelga general pinchó…, ¿es esto significativo de un cambio en la sociedad catalana?

Rafael Arenas: Ya las protestas del 21-D fueron menores de lo esperado. La gente ya no está mayoritariamente para salir a la calle a montarla y ahora son menos también los activistas. Hace año y medio tenían más capacidad de mover gente para estas cosas. La duda es cómo se reflejará esto en las urnas, porque son dinámicas diferentes.

JMF: ¿Hay espacio político para el catalanismo llamado ‘moderado’ o esto es un invento que no existe?

Rafael Arenas: Supongo que acabará apareciendo ese espacio, pero las cosas ya no serán como antes. Su espacio será menor, no hegemónico cómo llegó a ser porque siempre habrá un grupo de independentistas y otro de personas que rechazan no solamente el independentismo sino el catalanismo que nos ha llevado hasta aquí.

JMF: ¿División social eterna entonces entre sí o no al nacionalismo?

Rafael Arenas: No veo alternativa. Siempre estuvo ahí, aunque oculta. Una de las primeras cosas que percibí cuando llegué a Cataluña es que había un conflicto latente irresoluble entre quienes creían que para ser auténticamente catalán tenías que abrazar el catalanismo y quienes pensaban que se podía ser 100% catalán sin ser catalanista. En la época del oasis catalán eso estaba disimulado porque el segundo grupo asentía al “consenso catalanista”, pero eso ahora está roto y no veo al segundo grupo callando.

JMF: ¿Cómo se supera este dilema?

Rafael Arenas: Hablando. Es muy importante que todos asumamos que compartimos una tierra y unas instituciones y que hay que llegar a acuerdos de convivencia. Siempre que tengo ocasión lo digo. Lo que pasa es que los nacionalistas no reconocen a los catalanes no nacionalistas como interlocutores y así no resolveremos nada.

JMF: Y, ¿educando?

Rafael Arenas: Educando. Bueno, es que una de las cosas de las que hay que hablar es de la escuela, claro. No podemos consentir que sea un instrumento catalanista. Todos tenemos que estar cómodos con lo que en ella se transmite, pero los nacionalistas no quieren poner ese tema en la mesa. Rechazan el diálogo de una manera frontal.

JMF: Gracias Rafael, quedan muchos temas abierto para la próxima conversación, un abrazo y ánimo.

Rafael Arenas: Gracias! Abrazos.

Menos mal del Rey

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Ya desde la cena de inauguración previa al Mobile World Congress, se ha vuelto a evidenciar el nivel de los políticos españoles y como una ciudad desprecia y pone a prueba la paciencia de los organizadores en un evento que todos consideran es de la máxima importancia para su desarrollo. Desde desavenencias políticas en público, Torra y Colau escondiéndose para no ser pillados frente al Rey por las cámaras de televisión a su llegada a la cena, hasta el contenido de sus discursos uno, el teórico representante del Estado en Cataluña, recordando la ausencia de su predecesor fugado a vivir como un rajá en Bruselas o la edil de Barcelona con soflamas republicanas, hasta la huelga de metro en la ciudad y las manifestaciones de las juventudes milicianas del independentismo y de Torra haciendo al evento la ‘pascua’, poco más se puede hacer para poner en un brete la continuidad del evento. Por cierto el Presidente de Gobierno no está aunque si se ‘le esperaba’. Una vez más lo normal de una nación cuyos políticos hacen lo que pueden para cargársela. El Rey, menos mal, como un auténtico profesional, los demás parecen amateurs o profesionales de rebajas, ha hecho lo que se espera de él: saber estar, subir el nivel y poner buena cara.

No entiendo nada. Vista la comparación entre el Rey y los demás, ¿cómo se justifica una España republicana? ¿Alguien me lo explica?

Samuel Vázquez Álvarez (@guidoprincesa), de @PoliciaSXXI: ‘Todas las policías deben tener dependencia orgánica de interior’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Samuel Vázquez Álvarez (@guidoprincesa). Diplomado en Criminología. Escritor y articulista en Esdiario. Coordinador General de la Plataforma ‘Una Policía para el S.XXI’ (@PoliciaSXXI) y Coordinador Club de los Viernes Madrid.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué es la Plataforma ‘Una Policía Para El S.XXI’?

Samuel Vázquez: El lugar donde se presenta una propuesta para un cambio de modelo policial en España. Existe una nueva realidad delincuencial que ha golpeado a Europa y a la que París, Londres o Bruselas no supieron responder. Está a punto de llegar a España y si no cambiamos el modelo, tampoco sabremos hacerlo aquí. Ahora mismo estamos en una fase donde más que darnos seguridad, se nos dice que estamos seguros.

JMF: ¿Cuál es esa modalidad delincuencial nueva?

Samuel Vázquez: La especialización de las bandas criminales, la internacionalización de estos grupos y la llegada de la ciberseguridad. Nuestro modelo es de los 80, entonces no se orientó a las tareas sino a la estructura, a mantenerla. La operatividad estaba en un segundo plano porque los delincuentes famosos eran robacoches de 18 años. A personas como el torete o el vaquilla se les hacían películas. Se trataba entonces de mantener la democracia por el riesgo de involución, de proteger el edificio. Por eso cuando España se fue atomizando en entes cada vez más potentes, la policía lo hizo también: autonómicas, locales, etc… Y atomizar duplicando y triplicando tareas es nefasto en términos se seguridad, pone en riesgo vidas y haciendas. Nuestro país es muy diferente ahora, pero el modelo no ha cambiado.

JMF: Y, ¿qué hay que hacer para adaptarse a esto?

Samuel Vázquez: Para empezar un cambio estructural, esta es la parte más difícil porque necesita de leyes y acuerdos políticos, en concreto de reformar la ley de leyes en materia policial, la 2/86. Todas las policías deben tener dependencia orgánica de interior, aunque en el despliegue, para la seguridad ciudadana y la delincuencia común tengas unidades territoriales por su conocimiento del terreno, de la realidad delincuencial de cada zona y de la implicación con la población. Estas unidades deben ser iguales en toda España y estar subordinadas a las policías nacionales que se deben ocupar de manera exclusiva de los grandes delitos. No se puede supeditar la eficacia a órganos de coordinación, porque eso implica que queda supeditada a personas. Ahora te sale un Trapero y ¿qué? La eficacia la debe garantizar el modelo. Los otros dos cambios, más fáciles de implementar son el modelo operativo y la carrera profesional, lo que nosotros llamamos procesos de liderazgo.

JMF: ¿Eso afectaría a la dependencia de las policías autonómicas?

Samuel Vázquez: Claro. Las policías territoriales sólo pueden ocuparse de la seguridad ciudadana y la delincuencia común. Lo de los atentados de Barcelona es un escándalo, 4 cuerpos con competencias sobre el terreno, tres con competencias en información: GC, PN y Mozos, y otro más con competencia operativa, los primeros que se desplegaron: GUB, no puede ser. Tienen que devolver competencias y depender orgánicamente de Interior. Si acaso en el despliegue las puedes hacer depender funcionalmente de un órgano territorial, o sí que se apuesta por un modelo centralizado del delegado de gobierno. Es una burrada dejar que en materias como terrorismo o corrupción política tres cuerpos compartan competencias. Bruselas es el polvorín que es entre otras cosas porque hay seis cuerpos de policía en la misma ciudad, esto anula la perspectiva profesional en pro de la política, no nos orientamos a las tareas sino a proteger la estructura. La parte de arriba de la pirámide jerárquica no protege la ley, sino la autoridad, y la autoridad es política, lo hemos visto en Cataluña o en el caso Bárcenas.

JMF: ¿Me estás hablando del modelo de EEUU?

Samuel Vázquez: El modelo operativo americano es nuestra apuesta, el territorial no porque uno de sus grandes problemas es también la atomización. Al acabar la guerra de Vietnam los americanos se preguntan cómo han podido perder, y llegan a la conclusión de que había habido demasiados mandos de gestión tomando decisiones operativas sobre el terreno, así que reorganizan el modelo para que la próxima vez el protagonismo lo tengan los que tienen experiencia de campo, es decir, orientan el modelo a las tareas y no a la estructura. En una sociedad donde el ejercito influye tanto, los cuerpos de policía no tardaron en hacer lo mismo. El resultado es el cambio de la Nueva York corrupta de Serpico y las 8000 violaciones al año, al Manhattan actual por dónde se puede pasear a cualquier hora con tranquilidad, es un modelo de éxito. Los modelos europeos de seguridad están agotados. París está tomada por el ejército, Bruselas es un polvorín y en Londres por primera vez en la historia en el primer trimestre de 2018 hubo más homicidios que en NY, no había pasado nunca. Hay que preguntarse qué queremos para España en los próximos años.

JMF: Y, ¿qué hicieron en concreto los americanos?

Samuel Vázquez: Dos cosas clave: el desarrollo de una carrera horizontal de especialistas que hace que para ascender no se base todo en absurdos exámenes teóricos de absorber y repetir que producen jefes y no líderes, lo vimos en el juicio del 11-M, el jefe de científica se lía con el humo blanco y el humo negro para acabar reconociendo que él no es experto en el tema. ¿Sabe por qué? Porque en España se puede ser jefe de una brigada de policía científica y no haber sacado una huella dactilar en tu vida. ¿Se imagina un jefe de cirugía de un hospital que no hubiera operado nunca? Luego está el desarrollo de una carrera profesional justa donde se empieza el edificio desde los cimientos, desde la calle y se va subiendo en función de méritos especialización y experiencia de campo. Los puestos los ocupan los mejores, no como aquí que se llega a todos los sitios a dedo. Aquí prima el modelo de “puestos de confianza”, y le voy a decir una cosa: la corrupción necesita de muchos cargos de confianza. Los mandos nos escogen a los mejores, escogen a los suyos, protegen su autoridad, si escogieran a los mejores protegeríamos a la gente. Luego está la defensa de la actuación policial y no la permanente creación de sospecha como aquí, es una profesión donde se toma decisiones muy difíciles en muy poco tiempo, si el policía ve que no se le apoya y se le deja tirado, el resto deja de tomar esas decisiones, y pasan a ser funcionarios de intercambiar tiempo por dinero. Una carrera profesional justa impacta en la motivación, eleva la eficacia y por ende optimiza la eficiencia.

JMF: ¿Cómo valoras la llamada ‘Ley mordaza’ del PP?

Samuel Vázquez: La ley es mala, pero por ambigua y por ser muy simplona, se incluyen a demás temas que no deberían ir en esa ley y acabas por levantar sospechas. No es una ley inteligente, pero no por lo de mordaza, para nada es excesiva en sus planteamientos más allá de algunas multas desproporcionadas, lo que pasa es que hoy en día la política está en la dialéctica, en la utilización perversa del lenguaje, y lo de mordaza vende mucho entre algunos colectivos, la habrían llamado así antes de leerla, lo que importa no es el contenido, es que la ha hecho el PP y entonces tenemos que hacer ver que es represiva, es un juego político. El PP y todos los demás cuando les toque hacer otra ley, deberían rodearse de expertos en ciencia policial, y no de personas del establishment institucionalizado que les dicen siempre lo que quieren oír. Yo les dije esto en el Congreso y me acabaron cerrando el micrófono.

JMF: ¿La propuesta de modificación del PSOE es mejor?

Samuel Vázquez: La propuesta de modificación del PSOE es nefasta porque está hecha en clave electoral política, no en clave profesional. Algunos conceptos como la resistencia pasiva ellos la asemejan a pacífica, y ni puede ser, delinquir nunca es pacífico. Si usted llega a casa después de 12 horas de trabajo y en su puerta hay una sentada (concentración) que le impide entrar, usted llamará a la policía, porque es su derecho entrar en su casa a descansar, y la policía debería restablecerle ese derecho, lo que quiere el PSOE es que la policía llegué y si los manifestantes están sentados los demos por pacíficos lo que nos impida actuar, y entonces usted se tiene que ir a dormir a un banco, no puede ser. No hay nada pacífico en coartar la libertad de circulación de las personas por poner un ejemplo, aunque esto se haga con toda la parafernalia progre, es decir sentado y con la manos en alto gritando: somos personas, no somos terroristas. La policía debe ir, avisar de que se va a proceder por la fuerza y, si hay caso omiso, utilizar toda la fuerza necesaria para que usted vuelva a su casa. Eso dejará imágenes fuertes de cargas, y ahí entra el tema político, para un político mediocre sale más rentable criticar la actuación policial, un estadista haría lo contrario pero, ¿cuántos estadistas hay?

JMF: ¿Tenéis una propuesta propia?

Samuel Vázquez: Está dada en la comisión de reforma de la ley donde fuimos invitados por Miguel Gutiérrez de Ciudadanos, ahí están los vídeos.

JMF: ¿Confías en que la atiendan?

Samuel Vázquez: No, de hecho lo sabido hasta ahora va en la dirección contraria, en politizar la ley más que en tecnificarla y profesionalizarla. En mis visitas al Congreso he visto pocas ganas de cambiar las cosas y muchas de hacer el paripé. Mi mensaje además es rupturista, y quién ha construido este modelo durante 40 años se siente amenazado por él.

JMF: Gracias Samuel, desgraciadamente yo tampoco espero mucho de nuestros legisladores. Volveremos a recordárselo, si te dejas, más adelante. Un abrazo.

Samuel Vázquez: Un abrazo fuerte. Muchas gracias. Cuando quieras.

Enrique Martínez: ‘Cuando un niño necesita ayuda evidencia que su familia necesita ayuda’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Enrique Martínez Reguera, tengo 83 años. Profesionalmente trabajé como educador y psicólogo. Me especialicé con chiquillos que las instituciones tipifica como muy díscolos o inadaptados a los que acompañé y con los que conviví durante 45 años.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cómo ves la realidad legal española frente a estos chiquillos?

Enrique Martínez: No puedo decir que está obsoleta sino, desde el principio, desenfocada; porque no se centró en resolver los problemas de los muchachos y sus familias sino en satisfacer los intereses de ciertas instituciones.

JMF: ¿A qué intereses e instituciones te refieres?

Enrique Martínez: A intereses políticos, profesionales y económicos; que en principio son legítimos, pero que se han desmadrado: hoy son legión los profesionales, ONGs, Fundaciones, Empresas públicas y privadas con notorio afán de lucro, que utilizan el tiempo y las expectativas de esos niños y sus familias como materia de consumo.

JMF: ¿No está mejor un niño con su familia?

Enrique Martínez: En efecto: a un niño nunca le sobran sus padres; le sobran las carencias o deterioros de sus padres. Cuando un niño necesita ayuda evidencia que su familia necesita ayuda. Lo que ningún niño necesita es que le arrebate lo único que le va a durar, porque las instituciones procuran no implicarse en la vida del niño y cuando cumpla la mayoría de edad lo dejan en la calle desarraigado.

JMF: Entonces, ¿cómo explicas la manía de sacarlos de las familias?

Enrique Martínez: Cuando se produce una emergencia, por ejemplo malos tratos en familia, el Estado debe intervenir de manera urgente. Pero esa intervención suscita intereses muy dispares que extravían el Interés Superior del Menor. Interés por las subvenciones por ejemplo (3.000 euros al mes por chico “acogido”), dineros que no benefician a la familia destinataria sino a los que la intervienen en nombre del Estado.

JMF: ¿Entiendo que el hecho de la subvención atrae a mucha mosca interesada? ¿Habría que quitarlas?

Enrique Martínez: Las moscas, sí. Las subvenciones no, sino reencaminarlas para atender las necesidades reales del niño, su familia, su entorno. Insisto en algo que ya mencioné, no se trata de buscar paliativos sino de ir al fondo del asunto. La Ley de Protección Jurídica del Menor en la práctica está siendo un torpedo en la línea de flotación de la dignidad, autonomía y privacidad familiar. Aunque en teoría los jueces y fiscales conserven la última palabra, esa supervisión es muy engañosa por inconsistente y fácil de burlar, porque la ejercen sobre una labor que la propia Ley encomienda a las Comunidades Autónomas y éstas a su vez a supuestos “técnicos”, ONGs, Fundaciones y Empresas. Un laberinto en el que como digo se extravía el Interés Superior del Menor. Estamos hablando de niños y familias, si el sistema monta un tinglado de intereses paralelos, la sociedad se embrutece, se deshumaniza.

JMF: Pero si la subvención va las familias empezaran a aparecer familias, o padres o madres, necesitadas en busca de los euros, hay mucho jeta siempre que hay dinero de por medio. ¿No conoces soluciones menos dadas al chanchulleo?

Enrique Martínez: Evidentemente el Estado tiene que controlar el presupuesto que dedica a emergencias sociales, no se trata de subvencionar la probable codicia de familias deterioradas. Pero, por el mismo motivo, tiene que controlar el tinglado que ha creado; ¿ignora el Estado que en el Centro de Hortaleza decenas de niños vegetan amontonados? ¿Ignora que las subvenciones con que alimenta la codicia y los chanchullos de algunas Empresas serían más rentables alimentando el tejido social que rodea a las familias necesitadas?

JMF: ¿Es más cómodo subvencionar asociaciones?

Enrique Martínez: No se trata de comodidad sino de que los medios empleados sean coherentes con el fin que se pretende. Por eso insisto en lo del enfoque ¿cuál es el fin que se pretende?

JMF: En Baleares han aprobado una ley sobre el Menor que da aun más poder a los servicios sociales, ¿Qué te parece?

Enrique Martínez: Desde los años 80 los trabajadores sociales dejaron de ser lo que su nombre indica; a parte de lo que cada cual en su fuero interno procure ser. Se permiten lo que ni la policía puede, sin una orden judicial. El informe más burdo del trabajador social más torpe te puede arrebatar los hijos. Contaré una anécdota: Conocí una familia que escondía en el armario una cuerda. Cuando les pregunté para qué era, exclamaron ¡pa escapar! Tanto miedo le tenéis a la policía, pregunté. ¡No, es por si vienen las asistentes sociales!

JMF: Y ¿cómo nos podemos defender de ellos?

Enrique Martínez: Qué contrasentido la idea de tener que “defendernos” de “nuestros” servicios sociales. Desde el tejido social intentemos que vuelvan a ser lo que en su origen fueron: una profesión altruista al servicio de la ciudadanía.

JMF: Difícil lo pones sin una legislación adecuada, gracias Enrique, un abrazo.

Enrique Martínez: Una legislación adecuada, es lo que vengo reclamando desde hace treinta años. En ello estamos. Un abrazo.

21-F. Cataluña, ¿huelga o secuestro?

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Una vez más el independentismo, en este caso con la venia cuando no la colaboración del Gobierno catalán y del Ayuntamiento de Barcelona, a través de un sidicatillo, la Intersindical-Confederación Sindical de Cataluña, el sindicato de Carles Sastre, condenado por el asesinato del empresario Bultó y fundador de la banda terrorista Terra Lliure, ha convocado una huelga general en Cataluña inicialmente contra la reforma laboral y ahora, por mor del independentismo, ha sido convertida en una jornada reivindicativa del soberanismo para protestar contra la causa que se está juzgando en el Tribunal Supremo. No deja de ser cuanto menos peculiar que el Estado en Cataluña, la Generalidad, y el Ayuntamiento de Barcelona, colaboren activamente en una protesta contra la actuación del Tribunal Supremo de España. La convocatoria por si misma del sindicato del condenado por asesinato Sastre y otras entidades independentistas, no tendría por qué suponer especial problema, dado que los sindicatos mayoritarios en Cataluña no la han secundado, pero la colaboración del poder ejecutivo y el poder legislativo catalán y la acción de los comandos independentistas, CDR, han convertido la huelga en un intento de secuestro de los ciudadanos.

No entiendo nada. Un Gobierno hace huelga, un Parlamento hace huelga… contra el Tribunal Supremo del Estado y los ciudadanos son secuestrados, ¿es esto normal? ¿Alguien me lo explica?

Marc Tarrés (@mtarresv): ‘La regulación de Taxis y VTC debería ser primordialmente local’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Marc Tarrés (@mtarresv), profesor de Derecho administrativo de la Universidad de Barcelona, autor de un libro sobre el Taxi (2005) y varios trabajos publicados sobre Taxi y VTC.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué pasa entre Taxis y VTC, ¿son incompatibles?

Marc Tarres: Pasa lo que era previsible, tal como ha sucedido en otros países de nuestro entorno. Naturalmente son actividades compatibles y complementarias, tal como siempre ha sido.

JMF: ¿Lo previsible es que sobren unos?

Marc Tarres: No, lo previsible y deseable es que ambas actividades convivan. Pero adaptadas a la realidad urbana del siglo XXI.

JMF: En Barcelona parece que no ha sido así, ¿no se han ido las VTC?

Marc Tarres: Los vehículos VTC siguen en Barcelona. De momento han optado por no prestar su servicio en los términos de la nueva regulación catalana. Al igual que las plataformas digitales que canalizaban sus servicios, las cuales, por ahora, han optado por “irse” de Barcelona. En todo caso los  VTC “clásicos”, lo que conocemos como vehículos de lujo, siguen realizando su actividad con toda normalidad.

JMF: Me dices que en mucho países ha pasado lo mismo, ¿quién lo tiene bien resuelto?

Marc Tarres: Es un tema que no está resuelto del todo en la mayoría de casos. Hay cambios normativos constantes y pronunciamientos judiciales contradictorios. Lo vemos en algunas ciudades de Estados Unidos como Nueva York, en Londres, en Bélgica, según sea en Flandes, Valonia o Bruselas. Lo mismo en Francia y en Portugal, países en que la legislación ha intentado compatibilizar ambas actividades pero donde las protestas siguen de manera intermitentes. En lo que casi todos los países coinciden es en la necesidad de cambiar el régimen tradicional de licencias de taxi y establecer un periodo de transición que permita incrementar  el número de licencias y evitar su transmisión onerosa. Se trata de establecer nuevas licencias de carácter temporal y crear algún tipo de fondo para “rescatar” las que se han adquirido.

JMF: ¿La solución de Barcelona es viable?

Marc Tarres: De momento tenemos un Decreto-ley que ya vigente tiene que ser convalidado. Mientras veremos qué hace el Area Metropolitana de Barcelona. La regulación que ahora tenemos es perfectamente viable. Pero es cierto que no satisface a las plataformas y a las empresas titulares de autorizaciones VTC. Sin embargo también es cierto que alguna de esas plataformas estaría dispuesta a “volver” a través del taxi. La cuestión ahora es, sin duda, qué pasa con los vehículos VTC y qué cambios debe acometer el sector del taxi para ofrecer un servicio de transporte urbano acorde con las necesidades y demandas de los usuarios.

JMF: Cuando hablas de la ‘regulación que tenemos’ es viable, ¿es la del decreto?

Marc Tarres: Sí, el decreto ley. Establece una regulación que es acorde con la habilitación que el decreto ley estatal de setiembre pasado hizo a las Comunidades Autónomas. Podrá gustar o no pero se ajusta al marco legal fijado por el Estado. Pensemos que la precontratación del servicio de VTC’s siempre ha existido. Y si es cierto que no había un tiempo mínimo para hacerla, también lo es que no había ni la realidad tecnológica de hoy día, ni el elevado número de autorizaciones que se han otorgado en estos últimos tres años.

JMF: ¿15 minutos no las lleva a la ruina?

Marc Tarres: Habría que verlo. Si siguen operando en las nuevas condiciones y al cabo de unos meses se comprueba el posible perjuicio, se debería entonces reformular la regulación. Naturalmente ello exigiría que las plataformas también volvieran a operar con la condición de los 15 minutos.  Es cierto que esta condición no se da en ciudades de nuestro entorno, pero también. Es cierto que en numerosas ciudades han establecido regulaciones para diferenciar el servicio de taxi del de VTC. Por ejemplo, en Bruselas consta que por ahora el servicio debe durar tres horas  y por un importe mínimo de 90 euros.

JMF: ¿Regulación estatal, autonómica o municipal?

Marc Tarres: Sinceramente, y esto es una opinión personal, creo que la regulación debería ser primordialmente local. Los ayuntamientos son las administraciones que de manera más directa conocen las necesidades de movilidad urbana que tienen y su realidad socio-económica. Barcelona, Madrid o Valencia pueden tener necesidades diferentes e incluso visiones divergentes que deben poder ser llevadas a cabo. Se trata, sin duda, de opciones políticas. Pero también es cierto que toda regulación local precisa de una cobertura en normas legales que, ahora y en este tema, corresponde a las Comunidades Autónomas.

JMF: Gracias Marc, pienso que el tema irá para largo, ya hablaremos más adelante si me dejas. Un abrazo.

Marc Tarres: Tienes toda la razón Josep Maria, el tema seguirá y seguramente veremos nuevos cambios. Gracias a ti y un abrazo.