Ángeles Ribes: ‘En Cataluña el odio continúa. La hispanofobia sigue’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Ángeles Ribes, @AngelesRibes_68. Pese a todo y de momento aún portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Lleida.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,    YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

JMF: De momento portavoz, ¿pese a qué?

AR: Pese a que Ciudadanos me abrió un expediente disciplinario que resolvieron con mi expulsión del partido en el que llevaba militando desde 2006…

JMF: ¿Portavoz expulsada? Suena raro…

AR: Lo es. Ciudadanos entró por primera vez en el Ayuntamiento en 2015. El grupo que lideraba consiguió cuatro concejales en un consistorio de 27. En 2019, revalidamos, esta vez con tres concejales. hace un mes, el grupo recibió una comunicación del partido donde se exigía que se me quitara la portavocía. Yo decidí que lo más adecuado tanto a la norma de funcionamiento de los grupos como al sentido común era someterlo a una votación democrática. así lo hicimos y yo salí ratificada en mi cargo de portavoz. Dí una rueda de prensa para explicar lo sucedido, y tras eso, el partido nos abrió expediente disciplinario que ha desembocado en la expulsión de Cs. Aunque de momento no han podido expulsarnos del grupo municipal…

JMF: Por lo que cuentas, vas camino a se portavoz del ‘grupo mixto’ más bien y C’s tiene todas las papeletas para quedares sin representación en ‘La Paeria’ (Ayuntamiento de Lérida), ¿no?

AR: Bueno, en los ayuntamientos no existe la figura del grupo mixto. Los concejales que no pertenecen a un grupo, pasan a ser no adscritos. Si eso nos sucediera, Cs dejaría de tener, como bien dices, representación en la Paeria… Lo que no consiguió el separatismo lo van a conseguir las erróneas decisiones de los órganos directivos y la ambición personal de la tercera concejal. Por otra parte, los dos concejales que hemos sido expulsados, vamos a recurrir esta expulsión en el juzgado, así que al final, seguramente será un juez el que mantenga o no esa representación de Cs.

JMF: ¿El grupo está dividido?

AR: Sí. Llevaba tiempo con problemas derivados por la actitud de la concejal que instó al cambio de portavocía en los órganos directivos del partido sin ni siquiera comunicárnoslo a sus compañeros. Es todo un despropósito, cuya peor consecuencia es que los votantes constitucionalistas de Lleida que votaron Cs se quedan huérfanos.

JMF: Desde fuera más que huérfanos se quedan con menor representación, ¿de tres a uno?

AR: No, a ninguno, ya que esta concejal es no adscrita desde el 14 de septiembre, ya que el grupo acordó su expulsión. En estos momentos el grupo municipal se mantiene con dos concejales.

JMF: Para ser tan pocos no está mal el lio montado. El votante, ¿qué pinta ahí?

AR: Pues yo creo que el votante observa todo este disparate con absoluta perplejidad. Conseguir representación en ‘La Paeria’ costó mucho sacrificio y mucho trabajo durante años. La primera vez que yo lideré la lista municipal de Cs fue en 2007, tras ganar las primarias. Desde entonces se llevó a cabo un trabajo descomunal para dar a conocer el proyecto de Cs, y su vertiente municipal, muy desconocida. Y en 2015, por fin, se acabó y entramos siendo la tercera fuerza. Eso nos brindó una magnífica oportunidad, ya que el PSC estaba en minoría con 8 concejales y el PP sacó 2. Yo conseguí llegar a acuerdos de gobernabilidad llevando de la mano a PSC, CS y PP, con la convicción de que podíamos juntar las fuerzas constitucionalistas y frenar el separatismo. Y así fue durante cuatro años. En Lleida no hubo lazos ni en los peores momentos de 2017 etc. Introdujimos el bilingüismo en las comunicaciones del Ayto. No cedimos locales para el 1 de octubre… Fue un éxito que se podía haber trasladado a otras administraciones. Y ahora se corre el peligro de perderlo todo.

JMF: La división del grupo municipal, ¿es política o personal?

AR: Absolutamente personal. El grupo municipal siempre estuvo cohesionado desde 2015 a 2019. Todos veteranos de Cs con larga trayectoria de lucha frente al nacionalismo durante muchos años. Pero en 2019 el partido ya había eliminado las primarias e impusieron a la número dos de la lista, que había entrado hacía muy poco. Su ambición personal es la que nos ha llevado a esta situación. Los dos concejales que quedamos, el sr. Córdoba y yo, siempre hemos antepuesto los intereses del grupo municipal por encima de los personales con un coste humano inmenso. 

JMF: ¿Quién impuso a la ‘dos’? El partido en Lérida, el nacional, el autonómico, ¿quién?

AR: El autonómico.

JMF: ¿Desde Barcelona?

AR: Si, claro. Carrizosa, Joan García, etc…

JMF: ¿Empezó la cuenta atrás para C’s?

AR: Desde luego, tras las desastrosas decisiones que han conllevado un batacazo electoral tras otro, en el Congreso de los Diputados, en el Parlament de Cataluña, la pérdida total de la Asamblea de Madrid, lo de Murcia… Si no se hace una reflexión muy profunda de las causas reales que han llevado a los votantes a no renovar su confianza en Cs, si no hacen autocrítica y se apartan a un lado quienes tomaron esas decisiones, va a ser muy difícil que en las próximas elecciones los resultados sean favorables. Yo siempre he dicho que para mí, este era el proyecto político más ilusionante y trascendente desde la transición. El hueco en el espacio político de un partido capaz de hacer que ningún gobierno en Madrid dependa de populistas o separatistas sigue estando. Y es más necesario que nunca. Pero eso pasa por autocrítica, por humildad y por renovación.

JMF: Primero fue UPyD, ahora Ciudadanos. ¿No es posible un centro?

AR: Y si, el centro es posible. Pero hay que tener muy clara la utilidad de ese centro. Si sólo van a ser eslóganes huecos y poco más… Hay que presentar propuestas y hacer que los españoles crean que pueden llevarse a cabo desde la seriedad, el esfuerzo y siendo conscientes que hay que saber negociar y llegar a acuerdos con PP o Psoe, con quien gobierne, para que no tengan la tentación de entregarse a los apoyos de separatistas o populistas de izquierda o derecha e incluso para llevar a cabo las grandes reformas de estado que son necesarias, ser el elemento cohesionador que siente a PP Y PSOE y les convenza de llevarlas a cabo… con proyectos a largo plazo, nada de en cuatro años. Reformas que necesitan décadas de desarrollo e implantación.

JMF: Si no hay C’s o no os quieren, ¿dónde os ubicáis?

AR: Pues yo me ubico ahora mismo en seguir prestando servicio a los vecinos de Lleida como concejal hasta 2023. Luego, no lo sé. Aunque me gustaría seguir, claro. 

JMF: La ‘destrucción de C’s’ en Lérida, ¿es un caso municipal aislado?

AR: Lo cierto es que otros grupos también se nos comenta que se están viviendo los mismos problemas. Personas que como yo, estamos en Renovadores, o que no estándolo son incómodas por manifestar críticas a las malas decisiones, están viendo como se está intentando apartarlas o expulsarlas como es nuestro caso.

JMF: A raíz del aniversario del 1 de octubre se ha hablado que el secesionismo en Cataluña, además de más dividido que nunca está en franco retroceso, ¿es vedad?

AR: Yo creo que quienes están divididos son los actores que lo protagonizan. Pero es una cuestión de reparto de poder. Es verdad que las movilizaciones han decaído. No olvidemos que la pandemia ha «quitado» fuerza a las concentraciones callejeras. Pero tras tantas décadas de ingeniería social, el sentimiento sigue ahí. El odio continúa. La hispanofobia sigue. Y los partidos políticos que lo jalean se han dado cuenta que mantenerse en el poder, y por tanto manejar los fondos públicos, los medios de comunicación, la acción institucional es clave para conseguir sus propósitos. Y que pueden seguir dedicándole varios años más. El proyecto 2000 de Pujol era a muy largo plazo. Creo que van a seguir por esa vía, que les da más réditos que la de incendiar las calles…

JMF: ¿Qué habría que hacer para desmitificar el ‘romanticismo’ nacionalista y que se viera cuál es el verdadero interés de sus líderes?

AR: Pues lo primero, dejar patente que el heroicismo lo pierden en cuanto se les toca la cartera. Un juicio, un año en prisión en inmejorables condiciones, les dan aureolas de mártires para los suyos. Pero las multas y las inhabilitaciones, es decir, perder la comodidad del sueldo público logran maravillas. Reculan a toda pastilla. Y esa cobardía por el plato de lentejas es muy desmitificadora. Y luego no podemos pretender revertir medio siglo de nacionalismo en cuatro años. Hay que volver a tener presencia del Estado en Cataluña. Hay que combatir los mensajes de TV3 y la prensa afín con mensajes muy potentes en todos los ámbitos. Hay que recuperar la educación. Hay que hacer mucha pedagogía. En definitiva, hay que invertir medios, dinero, esfuerzo y paciencia. Durante muchos años. Y gobierne quién gobierne, ya sea PSOE o PP, y por eso creo que Cs podría jugar un papel crucial si se renueva.

JMF: ¿Ves al PP y al PSOE enfrentándose en serio al separatismo? Rajoy fue débil y Sánchez les da alas…

AR: Por eso veo tan necesario que haya un tercer partido que sea capaz de prestar el apoyo que ahora mismo le presta el separatismo a Sánchez. Pero es que antes se lo prestaron al PP. Quien piense que CiU, que ahora es JxC, o el PNV dan apoyo por el bien común de los españoles está muy equivocado o es un cínico. Esos apoyos los pueden prestar partidos como Cs a cambio de reformas imprescindibles en España. Con generosidad, si, pero con mucha firmeza. O al final asistiremos a la quiebra de facto en toda España que ya estamos viviendo en Cataluña o en País Vasco.

JMF: Te recuerdo que al final Sánchez despreció el apoyo de C’s o al menos eso es lo que dice Arrimadas…

AR: Creo que el Sr. Sánchez no tiene escrúpulos, pero tengo grandes dudas acerca de la capacidad de la Sra. Arrimadas y de su equipo negociador para llegar a acuerdos. No hay más que ver lo que pasó en Murcia y su consecuencia lógica que fue la pérdida de la Asamblea de Madrid.

JMF: ¿Con Rivera se fue C’s?

AR: El proyecto de Cs debería trascender los nombres. Quizás el hiperliderazgo mal gestionado ha sido uno de los problemas, pero lo importante son las ideas, los proyectos… y deben haber muchas personas capaces de llevarlas a cabo. Un brillante general no puede hacer gran cosa sin tropa, sin logística, sin estrategia… debe ser un conjunto bien engrasado, y ademas muy bien dirigido.

JMF: Por lo que me has dicho tropa, hay; pero mandos brillantes, no parece…

AR: Hay, y han habido muchas personas muy valiosas y de gran capacidad. Pero la gestión de los recursos humanos por parte de los órganos directivos ha sido nefasta, al menos en lo que yo conozco de mi experiencia en el ámbito catalán. En otras comunidades no puedo saberlo, pero aquí se ha gestionado muy mal, tanto las victorias como las derrotas. Y siempre han sido los mismos.

JMF: Ánimo, Ángeles seguimos en contacto y me vas contando. Un beso.

AR: Muchísimas gracias! Cuando quieras!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *