Antonio Amate ‘La Ley Celaá ningunea al profesorado’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Antonio Amate, @antoniouso, Secretario General de la Federación de Enseñanza de USO. Coordinador de la campaña Más Plurales, @MasPlurales.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,     YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

JMF: ¿Qué es ‘Mas Plurales’?

AA: Es una campaña que iniciamos hace dos semanas para movilizar a la opinión pública y a la comunidad educativa en defensa de la libertad de enseñanza, de un sistema educativo plural, y en contra de la Ley Celaá.

JMF: ¿Qué tiene la ley Celaá que ha levantado tanta controversia?

AA: La Ley Celaá tiene tres elementos perniciosos. El primero, lo atípico de su tramitación. No ha pasado por el Consejo Escolar del Estado, como es preceptivo. Lo hizo en la anterior legislatura, pero retomaron el proyecto de ley como si nada hubiera pasado y hurtando el debate de la comunidad educativa, pues evidentemente, el texto del Proyecto de ley actual no es el mismo que pasó el dictamen del Consejo Escolar en Enero del 2019. Tampoco ha pasado por el Consejo de Estado, pues su intención ha sido siempre aprobarlo lo más deprisa que fuera posible. No han permitido la comparencia de la sociedad y de las organizaciones interesadas en la Comisión de Educación del Congreso. Es la primera vez que esto ocurre.

JMF: ¿Cuál es el segundo elemento pernicioso del que hablabas?

AA: El segundo elemento es que introduce elementos de control cada vez más rigurosos para limitar derechos y libertades de los ciudadanos y conceder a las Administraciones más poder en el sistema educativo en detrimento de las familias.

JMF: Y, ¿el tercero?

AA: El tercero es que ningunea al profesorado, una vez más, no se le tiene en cuenta. No hay ni una sola medida que mejore su situación.

JMF: Por lo atípico del procedimiento, ¿pones en duda la alta sensibilidad democrática de Celaá y el gobierno de Pedro y Pablo?

AA: Su sensibilidad democrática es escasa en este caso. No olvidemos que la educación es una cuestión de Estado. Que las visiones educativas son todas legítimas y que lo que debería prevalecer siempre es una política de consenso, al menos, que primara la convivencia de todas las partes implicadas, nunca buscar prevalecer por la fuerza de unos votos coyunturales, e incluso expulsar del sistema a quien no es de tu agrado.

JMF: ¿Qué libertades y derechos ves que intenta limitar esta ley?

AA: La ministra Celaá ha planteado desde el principio la deconstrucción del artículo 27 de la Constitución. Pone en primer lugar el derecho a la educación y lo reformula como un derecho a la educación pública. El Estado restringe el derecho a la educación, su obligación a garantizarlo, con plazas públicas. La LOE establecía, por el contrario, que el servicio público educativo lo prestaban tanto los centros de titularidad pública como los concertados.

JMF: Si los hijos no son de los padres, no serán de Celaá sino del Estado y entonces el Estado decide… ¿será eso?

AA: Pues eso parece. Los padres no podrán elegir centro educativo. Ni siquiera el centro público de su preferencia. Para eso están los algoritmos que desarrollarán las Administraciones que suplantarán el derecho de las familias a ser los protagonistas en la educación de sus hijos Otra barbaridad que plantea la ministra Celaá es restringir la libertad de enseñanza al derecho que tienen los padres a educar a sus hijos según sus convicciones religiosas o morales. Es decir, que con la mera existencia de una asignatura de Religión en la escuela ya hay libertad de enseñanza en España.

JMF: Pero todo eso es sectario, totalitario y anticonstitucional, ¿puede hacerse?

AA: Bueno. Nuestros legisladores están en ello y parece que tienen los votos para conseguirlo. La oposición ya ha anunciado varios recursos de inconstitucionalidad contra la ley en cuanto se publique. La batalla jurídica posterior va a ser larga.

JMF: Lo tercero que dices es que no mejora en nada la situación del profesorado, ¿no es buena su situación?

AA: Cuando pensamos en la situación laboral del profesorado siempre es posible encontrar mejoras necesarias. Pero en este caso, como en tantos otros, lo que fastidia al profesorado es que se les trata como meras piezas del sistema educativo, que cada Gobierno cambia las reglas cuando llega al poder y por lo general, los problemas más importantes con los que conviven en las aulas siguen estando ahí, con la LOE, con la LOMCE o ahora con la LOMLOE.

JMF: ¿Qué problemas en las aulas persisten?

AA: Es muy difícil dar clase, sobre todo en los cursos superiores de la ESO. Ha cambiado el paradigma del libro y del papel como primer transmisor del conocimiento y los chavales de hoy viven atrapados en las pantallas de los móviles, de las consolas, de las tabletas con un desinterés muy fuerte sobre los conocimientos y los métodos clásicos sobre los que la escuela se sigue basando. Las motivaciones de los chicos son muy diferentes y con fuertes contrastes, conviven en el mismo aula quienes «pasan» olímpicamente con los que intentan aprender algo. Si a esto se le suman los frecuentes problemas de disciplina y la mala educación y la vulgaridad que se ha generalizado en el trato social, pues un aula es un lugar de trabajo complejo y estresante.

JMF: ¿Cómo se arregla esto?

AA: La escuela no es una institución que funcione como la máquina de un alquimista para transformar a nuestros jóvenes como por arte de magia. Vivimos en un mundo interconectado en el que todo tiene que ver con todo. Por ejemplo, las series de moda entre los chavales están a años luz de promocionar valores y cualidades esenciales para el trabajo intelectual como son la lectura comprensiva, el análisis pausado o la memorización repetida. Estudiar no mola, quizá no lo ha hecho nunca, pero en estos tiempos donde se ha sacralizado el ocio y el presentismo emotivo y blandengue, es más difícil todavía. En lo que respecta a nuestra política educativa, algo elemental es no bajar la guardia en la evaluación del sistema. Titular no significa saber. Al paso que vamos, donde ni siquiera se tienen los mismo criterios de evaluación en las diferentes Comunidades Autónomas, va a ser más difícil una cierta homogeneidad para establecer estándares de aprendizaje válidos en todo el territorio nacional. No basta con titular como sea. Lo importante es saber. Y lo malo es que no nos ponemos de acuerdo ni en lo que hay que saber ni en cómo evaluarlo. Es un caos.

JMF: ¿Las propias leyes llevan a la mediocridad del alumnado?

AA: Pueden llevarlas a la mediocridad y al peor fracaso que es engañar al alumnado con títulos que no están respaldados por conocimientos sólidos y con una buena preparación. Ahora se presiona mucho en los centros para que nadie repita. También para que adapten los niveles de evaluación a lo que la media del alumnado puede llegar a conseguir. En esta LOMLOE no se cuida a quienes pueden y quieren aprender más que la media. No existen siquiera. El fracaso escolar y el abandono escolar son dos termómetros esenciales del sistema educativo que se pueden «dopar» con facilidad. Pero el mundo real existe. Y si el fracaso escolar es grave, el fracaso personal cuando nuestros jóvenes se enfrenten a las exigencias del mercado laboral es mucho peor.

JMF: Para la Celaá y compañeros ‘titular’, ¿sí equivale a saber?

AA: Celaá tiene otras prioridades. Quiere reducir la presencia de la escuela concertada, de las escuelas libres e independientes, con ideario propio para construir un mapa donde las escuelas públicas sean muy mayoritarias. Ha empezado a apostar fuerte por la educación infantil del ciclo 0 a 3 años en centros públicos. Destinará a ello grandes partidas presupuestarias ya desde los PDE 2021. En general, bajo capa de lucha contra la segregación escolar y de conseguir mayor inclusión en el sistema, está promoviendo políticas fuertemente intervencionistas que empobrecen la pluralidad de nuestro sistema educativo y que expulsa de él a todos los centros de iniciativa social o privados.

JMF: ¿Quienes están en ‘Mas Plurales’?

AA: En Más Plurales están los padres, CONCAPA y COFAPA, los titulares de los centros concertados Escuelas Católicas y CECE y los profesores FSIE y USO. También muchas entidades adheridas, como YO Libre, CONCEE, AESECE, las familias numerosas de Madrid, los profesores de religión de la escuela pública en Reli es Más, padres de la pública como FAMILIAE, etc.

JMF: Estáis casi todos entonces…

AA: Sí. Seguimos abiertos a más adhesiones y hay alguna organización de alumnos y otras más de familias que están pidiendo participar.

JMF: ¿Qué plan de acción tenéis?

AA: En este momento tenemos varias acciones de presión cada semana. Los martes se están convocando concentraciones frente al Congreso de los Diputados. También se van a sumar otras ante las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno. Los miércoles tienen lugar cientos de caceroladas en los colegios al salir de clase. Estamos haciendo una campaña de recogida de firmas para entregar en el Congreso que se acerca cada vez más al millón de participantes. La actividad en las redes sociales está siendo particularmente intensa. En la Quedada Digital del 5 de noviembre conseguimos sobrepasar los 160.000 tuits de protesta contra la Ley Celaá. Estamos preparando una gran manifestación con vehículos tanto en Madrid con en las principales ciudades de España. El COVID-19 nos impone muchas restricciones y limitaciones. Al Gobierno eso le viene fenomenal porque dificulta la respuesta social en la calle a su LOMLOE. Se están aprovechando claramente de ello. Es una vergüenza. La campaña va a más cada día y consiguiendo un alto respaldo social que esperamos sea masivo en los próximos días

JMF: Mil gracias Antonio, no sabes la alegría que me da que el mundo educativo se plante en busca de la libertad y la calidad educativa. Un abrazo.

AA: Muchas gracias a ti. Ha sido un placer. Un fuerte abrazo.


1 comentario en “Antonio Amate ‘La Ley Celaá ningunea al profesorado’

  1. El rpfesorado español hace muchos años que se quedo desnudo y sin nada que pueda utilizar para taparse.
    Desde el momento que la política entro en las aulas desalojando la cultura y la ciencia perdió su dignidad.
    La educación en España es una filfa en la que la política izquierdista lo domina todo, es una fábrica de peones al servicio de la ideología que ha dominado occidente, de sus aulas no salen personas preparadas, solo saben asnos adoctrinados y poco mas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *