Cristina Martín: ‘La pandemia es un arma de guerra’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Cristina Martín, @crismartinj, escritora, periodista y doctora en Periodismo. Es la autora de la saga Bilderberg y de «La verdad de la pandemia». Publicado en España e Hispanoamérica, su último libro ha sacudido a la opinión pública, convirtiéndose en bestseller al mes de su lanzamiento.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cuál es ‘la verdad de la Pandemia’?

CM: La verdad, que saco a la luz mediante el periodismo de investigación, es que la pandemia es un arma de guerra. Advertí hace diez años de esta táctica bélica que hoy es una realidad.

JMF: ¿Arma de guerra de quién?

CM: En mi libro señalo, con nombres y apellidos, a los que, tras mi investigación, aparecen como autores y cómplices: políticos, filántropos, financieros globales, gobernantes, científicos, periodistas… Forman una red, diseñan una estrategia y atacan. No todos los miembros de esta red conocen toda la información. Unos diseñan y otros, obedecen órdenes.

JMF: Y, ¿guerra contra quién?

CM: Como toda guerra, es compleja y tiene varias tramas. Por una parte, hay una guerra contra la población y la cultura occidental de libertades, valores y derechos. De ahí la imposición de censuras a la libertad de prensa, de opinión, de movimientos, de gestión de la propiedad privada con la obligación del cierre de las pymes. Y del derecho a la vida. Esta superélite manifiesta que sobran personas en el mundo y llega un virus que mata, principalmente a los ancianos, que son el 70% de los muertos.

JMF: Es una guerra transversal entonces… ¿No es de China?

CM: Hay otra trama, la de la guerra por el control hegemónico del siglo XXI y los venideros. Se están formando dos bloques: el de los soberanistas y el de los globalistas, liderados por Donald Trump y Xi Jinping, con la OMS e inversores internacionales, respectivamente. El modelo del segundo bloque es una dictadura global, un despotismo ilustrado planificado hace décadas. El del primero es un campo por explorar, pero sigue las líneas de la democracia liberal precedente.

JMF: ¿En qué coinciden las dos tramas?

CM: Más que coincidir, se observa una inversión de los polos. Las elites comunistas son ahora grandes capitalistas globales. Por ejemplo, la China Alibaba acaba de comprar el 71% de Alcampo. Y los grandes capitalistas norteamericanos, los que fundaron el elitista Club Bilderberg y se declaran enemigos del comunismo ruso, quieren ahora un comunismo global. Tanto Kissinger como su mecenas David Rockefeller llevan décadas alabando el modelo social chino.

JMF: De comunistas a capitalistas, casi lo entiendo; pero al revés, no entiendo nada…

CM: Hay una clave para comprender. Tras la II Guerra Mundial comienza la gestación de una nueva clase social: las élites globales. Es decir, las élites de las naciones crean alianzas y de estas nacen los conglomerados internacionales. Quienes tienen el dinero, ansían el poder global. Y, para mantenerse en el poder limitan el desarrollo económico e intelectual de los ciudadanos de todo el mundo. ¿Qué mejor sistema se ha inventado que el modelo social chino donde el pueblo no tiene las libertades occidentales? Ese modelo de esclavitud mental es que que quieren estas élites aliadas para todo el planeta.

JMF: Y, ¿qué ganan con soltar a este virus?

CM: Su método es: crear una crisis global para, luego, aportar una solución global. El secretario general de la ONU lo ha dicho públicamente en la 75 asamblea: para enfrentarnos a catástrofes globales como la pandemia o el cambio climático, necesitamos una gobernanza global gestionada por la ONU, los grandes inversores globales y los bloques regionales (como la Unión Europea). Más claro imposible. En su modelo de mundo futuro, la democracia ya no existe. Libertad, ¿para qué?, exclaman.

JMF: Y el virus…

CM: Voces autorizadas, como el Nobel de Medicina Luc Montagnier, afirman que está modificado genéticamente. Como expongo en el libro, mi investigación me lleva hasta laboratorios militares, centros dedicados a la guerra y a la seguridad nacional. No es la primera vez que se usan virus y bacterias en guerras.

JMF: Sin duda, pero si han soltado un virus desbocado, ¿cómo piensan controlarlo?

CM: Tal y cómo vemos, de momento no piensan controlarlo. Se ve que no pararán hasta conseguir sus objetivos. Es una guerra no declarada, lo cual me resulta muy cobarde. ¿Por qué no la declaran abiertamente? ¿Y por qué los gobernantes no les preguntan a los líderes chinos cómo es que ya no hay virus ni pandemia allí? Todos vimos este verano las imágenes de las fiestas juveniles sin mascarillas ni distanciamientos sociales. Están sanos sin vacunas. ¿Por qué China no comparte el secreto de la cura con el resto del planeta?

JMF: El que quiera saber más lo tiene fácil, leer tu último libro «La verdad de la pandemia», pero adelántame algún nombre de los padres occidentales del desastre que están entre nosotros…

CM: Entre los nombres más populares, está implicado el antiguo establishment norteamericano: los Gates, Clinton, Obama, Jezz Bezos, los directivos y propietarios de Google, Facebook… Muy importante el papel de los CEOs que encontrareis en mi libro y que construyen el nuevo orden mundial para sus jefes, así como el de directores de centros médicos como el instituto Pasteur, que tiene una delegación en Wuhan. Obviamente, el papel de la OMS es criminal. Su director está al servicio de las farmacéuticas que, al mismo tiempo, son las propietarias de los grandes medios de comunicación. La OMS que engañó a las mujeres keniatas y las esterilizó con vacunas. Tanto la OMS como todas estas elites son eugenistas, no valoran la vida y esa es parte de la revolución social que pretenden imponer: la cultura de la muerte. Diseñan la «nueva normalidad» en los laboratorios de ingeniería social que expongo en el libro. No perdáis de vista a Alex Penthland, el gurú que idea el «distanciamiento social» con el que pretenden acabar con nuestras libertades. Así evitan la rebelión de las masas.

JMF: Mil gracias Cristina, voy a por el libro. ¿Alguna ventana a la esperanza para no dejarme tan preocupado…?

CM: Muchas ventanas se están abriendo. Muchas personas que antes no veían ahora ven, se está ampliando su mirada. El ser humano siempre ha sostenido su esperanza sobre el Amor. A pesar de las barbaries cometidas en la I y la II Guerra Mundial no lograron aniquilarlo. En este nuevo envite tampoco lo conseguirán. El amor a la vida, a los hijos, a la familia, a la tierra siempre vence a los malvados. Aunque ahora nos toque atravesar un desierto, el amor vencerá.

JMF: Un beso y hasta pronto, estamos en contacto para mantenernos bien despiertos.

CM: Sí, muy despiertos y fuertes. Muchas gracias. Un abrazo. Cuídate.


2 comentarios en “Cristina Martín: ‘La pandemia es un arma de guerra’

  1. Una vez dicho esto ya bien conocido, ahora Josep María hay que ponerse a trabajar, idear, para que esto llegue abiertamente a la gente sin eufemismos, sin miedos … esto es una guerra real y sobre todo contra el miedo que nos anula.
    Vox y los jóvenes tendrán que ir con los de Visegrado para poder combatir esta Europa del miedo y del futuro totalitarismo…ánimo!!!

  2. Pingback: Me dice David Fernández Agredano, licenciado en Ciencias de la Información | noentiendonada.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *