Gonzalo Blanco: ’En la protección de menores hay intereses creados y mucha opacidad’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Gonzalo Blanco, editor.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,    YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

JMF: Editor, ¿qué ‘editas’?

GB: Fundé con profesores y otros referentes del mundo intelectual de Castilla y León, la editorial Ámbito.

JMF: Y, ¿qué publicas en Ámbito?

GB: En Ámbito se publicaba especialmente acerca de la identidad cultural de Castilla y León. He seguido trabajando en el mundo de la comunicación y la publicidad institucional. Siempre vinculado a la cultura.

JMF: Y, ¿qué te llevó a la cuestión de la ‘protección de menores’?

GB: Soy testigo de una experiencia dramática en la que los Servicios Sociales de Burgos han actuado con comportamientos que han provocado injusticias muy graves. Esto me ha llevado al análisis e investigación sobre la actuación del Sistema de Protección de Menores y estoy cercano a diferentes episodios de este tipo de intervenciones anómalas.

JMF: ¿A qué te refieres con ‘intervenciones anómalas’?

GB: Con excesiva frecuencia este llamado Sistema de Protección, con una simple resolución administrativa, arranca a los hijos de los brazos de sus padres en vez de resolver el problema de convivencia que se haya podido generar en la familia; alejamiento con pocas posibilidades reales de reintegración familiar. Desvinculan afectivamente a los hijos de sus padres alterando severamente el clima de cariño, que es vital en el desarrollo de la personalidad del niño; se convierte, en muchas ocasiones, en una atrocidad.

JMF: No tienen en cuenta otros familiares como los abuelos…

GB: La familia extensa suele ser marginada salvo que los servicios sociales detecten un enfrentamiento Intergeneracional (entre padres y abuelos) en cuyo caso, con frecuencia, se instrumentaliza esta hostilidad por los servicios sociales en perjuicio de los niños.

JMF: ¿Me estás diciendo que ‘el bien del menor’ es un centro o una gente extraña y no su familia?

GB: Exactamente, así lo considera este sistema, en muchos episodios. Este tipo de intervención es, en definitiva, una muerte social del niño. Le desconecta de las fuentes nutricias de la familia (cariño, cuidados, amor…). En muchas ocasiones, el sistema de protección logra todo lo contrario de lo que indica su nombre. El bien del menor es un concepto genérico y abierto en el que este sistema se ampara, en muchos casos, como argumento y cebo, para dar cobertura a su mala praxis.

JMF: Si es mala praxis no será ‘el bien del menor’ sino otra cosa…, el bien de otros ¿no?

GB: No hay que olvidar que en este sector circulan flujos económicos para cobertura de los servicios que despliega este sistema.

JMF: ¿Los ‘flujos económicos’ podrían ser el bien buscado por algunos?

GB: De hecho, hay empresas y ONGs que se benefician de estos generosos flujos. Además de toda la red de infraestructuras y personal de la administración pública dedicada a esta tarea.

JMF: ¿Algo huele a podrido?

GB: Desde luego no hay buenos aromas en este campo. Además de la opacidad persistente que blinda a la institución e impide conocer los presupuestos.

JMF: Has hablado de una experiencia dramática, ¿qué paso?

GB: Un coche de los servicios sociales se lleva (sorpresivamente) de un colegio de Miranda de Ebro, a un niño de cuatro años recién cumplidos. No volverá nunca a su hogar familiar del que había salido esa mañana, con su mochila y su almuerzo, acompañado de su padre. Veinte minutos más tarde, su hermana de nueve meses de edad, es arrancada en el umbral del la puerta de su casa, de los brazos de su madre. La policía nacional estaba en el portal de la vivienda de esta familia. Son llevados los dos niños a un centro de acogida de una ONG, en Burgos.

Tres meses después son entregados a una madre de acogida con la que conviven a lo largo de cuatro años y medio. Sin que los padres biológicos fueran ayudados, ni valorada su situación para poder lograr la reunificación familiar, el Servicio de Protección de Menores decide dar a los niños en adopción a otra familia desconocida. Se niega a partir de ese momento toda relación entre los niños y sus padres, rompiendo también drásticamente todo vínculo de los niños con la madre de acogida.

Los padres biológicos luchan judicialmente hace nueve años para lograr la recuperación de sus hijos. Aportan informes de profesionales imparciales (psicólogos y trabajador social), que acreditan la estabilidad y madurez afectiva de los progenitores, así como su capacidad material para gestionar la crianza; estos informes son desoídos sistemáticamente.

Si nada lo remedia, los niños perderán definitivamente lo más importante en la vida de una persona: identidad, apellidos, historia y la fuente de amor.

JMF: ¿Han pasado por una madre de acogida y luego otra familia?

GB: Así es. La madre de acogida ha desplegado una dedicación sin límite, con amor y entrega a los niños durante cuatro años y medio. La administración mintió a la acogedora sobre la situación de la familia biológica y la misma administración ha impedido la reunificación familiar, haciendo caso omiso a la madre de acogida.

JMF: ¿Pero por qué otra familia si ya tenía una madre de acogida?

GB: Como decíamos antes, el verdadero interés del menor, se ha obviado una vez más. La decisión se toma por la administración desoyendo a los padres biológicos y a la madre de acogida.

JMF: ¿Cómo está el caso de esos dos niños ahora?

GB: Si nada lo remedia, los dos niños, como decíamos, perderán su identidad y el Amor que les rodeó durante años.

JMF: ¿Y dónde irán a parar?

GB: Crecerán con otras personas. Sus padres, sus verdaderos padres serán borrados. Todo el amor que recibieron ha tratado de ser sepultado. Es una desolación.

JMF: ¿Hasta ahora ha intervenido algún juez en estas decisiones?

GB: Sí, tras la declaración de desamparo (cuyo argumento literal es la falta de habilidades parentales y la falta de interiorización de las necesidades de sus hijos), se recurre judicialmente esta decisión, y cada una de las decisiones administrativas que ha ido tomando la gerencia de servicios sociales. Sin embargo, el tiempo juega en contra y los procesos judiciales son muy lentos.

JMF: ¿Se han recurrido judicialmente y un juez ha actuado avalando qué?

GB: El juez ha ido confirmando las resoluciones administrativas. Los padres biológicos han aportado en los procedimientos judiciales tres informes de profesionales (psicólogos y trabajador social) independientes avalando su adecuada capacidad afectiva y psicológica para criar a sus hijos; los padres han aportado además documentación que acredita su estabilidad laboral, la adecuada vivienda y otras circunstancias materiales.

JMF: ¿Cómo se entiende eso entonces?

GB: Yo no soy jurista pero la verdad es que no logro comprenderlo.

JMF: y cuando dices ‘si nadie lo remedia’. ¿A qué te refieres? ¿Qué está a punto de pasar ahora?

GB: Así es.

JMF: Así es, ¿qué? ¿Una decisión judicial o qué va a ocurrir ahora?

GB: Parece que esta a punto de dictarse una resolución judicial que puede decretar la adopción.

JMF: ¿Y no ves posible parar eso?

GB: Al no ser conocedor de las leyes, no sé qué podrá hacerse después; hasta ahora luchan judicialmente todo lo que pueden pero la desesperanza es palpable.

JMF: ¿Te consta si estamos ante un caso aislado?

GB: En absoluto. Es un modus operandi que se repite con mucha frecuencia.

JMF: ¿Piensas en alguna razón para que sea así?

GB: Creo que se trata de un engranaje complejo en el que hay diversos intereses creados y mucha opacidad.

JMF: Gracias Gonzalo, me dejas muy preocupado, un abrazo.

GB: Gracias Josep María, muchas gracias por ser altavoz de este drama.


7 comentarios en “Gonzalo Blanco: ’En la protección de menores hay intereses creados y mucha opacidad’

  1. Pero, por Dios, cómo pueden pasar cosas tan terribles con niños y familias que quedan destrozadas? Increíble

  2. Buenas soy una Madre afectada por los servicios sociales y lo que se dice es verdad

  3. Dicen que en la época de Franco se robaban bebés, aunque no lo han podido demostrar, entonces a este caso demostrado como lo llamamos?.
    Un saludo.

  4. (GRAN NEGOCIO INSTITUCIONAL A COSTA DEL MENOR)
    NO HAY MAYOR NEGOCIO, QUE EN LUGAR DE DAR LAS AYUDAS A LAS FAMILIAS, PROTOCOLARIA MIENTEN TE RETIRAN LOS NIÑOS POR CAUSAS SUBJETIVAS, Y A PARTIR DE AHÍ YA ESTÁ EN MARCHA EL NEGOCIO AL MENOS POR 2 AÑOS O MUCHO MAS.
    TODOS LO SABEMOS Y NADIE HACE O DICE NADA.
    ABSOLUTAMENTE VERGONZOSO, QUE ESTÉ OCURRIENDO TODO ESTO, Y MAS EN UNA ÉPOCA EN LA CUAL PRESUMIMOS DE «DEMOCRACIA».

  5. Por cada niño tutelado, la Comunidad Europea da una subvención…… Y el Gobierno a las Comunidades Autónomas…. Ahí está el negocio.

  6. Sr, Gonzalo Blanco, no solo ocurre en Burgos, los Servicios Sociales estan actuando en cualquier lugar de España, igualmente que ocurre en Alemania, Chile ,Argentina, etc. Todos los paises donde el Vaticano sigue siendo el dueño y señor desde los tiempos de la Santa Inquisicion.
    https://eladiofernandez.wordpress.com/2022/07/11/movimiento-masivo-de-buques-de-guerra-y-submarinos-en-gibraltar-gando-y-rota-podrian-presagiar-una-catastrofe-nuclear-o-termobarica-en-el-bosforo-o-baltico-de-falsa-bandera-tipo-11-s-para-de/
    Saludos.

  7. Lo más frío e inhumano es institucionalizar a un niño.Ya hay que estar muerto en vida para qué esto suceda .
    La falta de conciencia, el exceso de competitividad, ignorancia ,el gusto por lo frívolo
    La apatía de búsqueda de nuestras raíces ,la no curiosidad por nada ,y de comulgar con todo lo qué de una forma subliminal , han ido metiendo
    Y aceptando síin cuestionar ni un ápice.y sí claro qué soy conspiranoica , pues detrás de todo esto sí ha habido un causalidad férrea y bien dirigida para que todo fuese a parar a lo que hoy viivimo .Estar rodeados de seres humanos ,que son adultos infantilizados y desprovistos de toda transcendencia,arrastrados por una sociedad de consumos implacable y carentes de ni la mínima combinación.
    Menos mal que un tanto porciento , pequeño los ahí qué se libran de esa amnesia colectiva.
    Y tengo fe ,de que cada vez irán en aumento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *