Me dice Ángeles Ribes, @AngelesRibes_68. Política leridana


Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

¿Qué ha cambiado?

Hace una semana asistí a un acto organizado por Societat Civil Catalana, para conmemorar la gran manifestación del 8 de octubre de 2017, en la que centenares de miles de catalanes salimos a la calle bajo el lema «Prou! Recuperem el seny» (¡Basta! Recuperemos la cordura). Fueron momentos muy duros, en los que una minoría quiso imponer sus tesis separatistas sobre todos los catalanes. Unos pocos habían conseguido partir la sociedad en dos, generando un conflicto social que, aunque muchos se empeñen en ningunear, sigue presente y en todos los frentes.

Desde la Generalitat sigue el ataque sin complejos a un bilingüismo real, que parece molestar a los nacionalistas más recalcitrantes. Desde el Parlament autonómico se sigue fomentando y avivando un conflicto abierto con el resto de España. Desde la televisión autonómica se sigue practicando un sesgo comunicativo e ideológico con el fin de proteger un ‘procès’ que no nos lleva a ninguna parte. Pero donde realmente se constata que el conflicto sigue candente es en nuestros espacios comunes, en nuestro día a día.

No es casual que quieran quitar la comisaría de la Policía Nacional de Vía Laietana, en el centro de Barcelona. Tampoco lo es que quieran excluirse nuestras Fuerzas Armadas de las ferias de formación. No es menor que una asociación universitaria de carácter constitucionalista sea atacada en medio de la universidad, y que el acto no sea condenado ni por la Universidad Autónoma, ni por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas. Todo lo contrario, el día siguiente sería jaleado y celebrado por la representante de la CUP, sin que el resto de fuerzas parlamentarias nacionalistas moviera un dedo ante tal exaltación de odio.

Este es nuestro día a día: de un desprecio velado al insulto, la amenaza o la agresión. Todo tolerado o relativizado porque los partidos que lo ejecutan o lo fomentan son necesarios para aprobar los presupuestos del Gobierno Central. Y porque una parte del PSC se siente más cómoda con el nacionalismo que con la defensa de la Constitución.

Hace cuatro años salíamos a decir basta a este conflicto entre catalanes. Hoy no ha desaparecido ni uno solo de los motivos por el que salir a manifestarse aquél 8 de octubre de 2017.

Ángeles Ribes, @AngelesRibes_68. Portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Lleida.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *