Ricardo Gómez Díez: ‘El Gobierno va por detrás desde el inicio de la pandemia’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Ricardo Gómez Díez (@ricardogomdiez), consultor y profesor experto en Reputación.

Twitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,    YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

JMF: ¿Influye la reputación en la política?

RG: Sin duda, la reputación es lo que opinan de nosotros y lo que los demás deciden sobre nosotros se basa en esa percepción. Si hay alguien a quien eso le afecta y mucho es al político.

JMF: ¿A qué obedece la reputación?

RG: Básicamente a las acciones en el pasado y, cada vez más, las expectativas de futuro, qué espera la gente de alguien en un momento determinado.

JMF: Las expectativas obedecerán a lo hecho ¿no?

RG: No necesariamente, es más el interés de lo que espero de ese alguien en un futuro cercano, responde más a qué necesidades tengo y cómo espero que ese alguien, en este caso un político, me las resuelva. Evidentemente qué ha hecho en el pasado me dice el grado de confianza que puedo tener en que lo resuelva, pero no es lo mismo quien está ya en un cargo que quien quiere acceder a él, en este segundo caso la pura expectativa pesa más.

JMF: ¿La reputación depende de la confianza?

RG: No es solo de la confianza, pero se basa en ella, sí. Como la confianza, la reputación es asimétrica: se destruye más rápidamente que se construye.

JMF: Volviendo a la política, ¿la reputación de un miembro afecta a un conjunto?

RG: Sí, en reputación, Josep Maria, el todo afecta a la parte y la parte al todo. Es un sesgo cognitivo y se da con mucha facilidad. Nuestra mente necesita simplificar y un político ha de conocer que eso ocurre y manejarlo con prudencia.

JMF: ¿Un ministro hunde a un gobierno?

RG: Puede hundirlo, o, en todo caso, dejarlo tocado. Hay evidencia empírica en la historia de la política, también reciente, de que un solo miembro de un gabinete puede afectar al gobierno en su conjunto. La reputación tiene dos caras: la primera es la personalidad de alguien, pesa mucho al principio, pero la otra es la competencia, su capacidad, pesa más en el medio y largo plazo, cuando ves si alguien resuelve o complica más los problemas.

JMF: ¿Garzón hunde entonces a Pedro Sánchez?

RG: Garzón ha contribuido con sus declaraciones a dañar exteriormente algo que Sánchez ha repetido en varias ocasiones que es clave para España y su gobierno: la reputación del país. A mayor reputación del país menos prima de riesgo a pagar en los mercados, más exportaciones de nuestros productos y mejor balanza comercial y más atracción de recursos (talento, visitantes, inversión, etc.). En sentido contrario, a menor reputación, menos inversión, más prima de riesgo y menos exportaciones.

JMF: Desde tu ciencia, ¿qué ha hecho mal Garzón?

RG: Asumiendo lo que él quería decir (y que ya dijo en julio del año pasado en un vídeo también comentado en The Guardian), que los españoles consumimos mucha carne y tenemos que consumir menos y producirla mejor, de entrada ha equivocado el lugar, el escenario: The Guardian no lo leen los españoles que consumen esa carne, sino quienes la compran en el exterior o influyen en la percepción de calidad de nuestros productos como la carne. Y en segundo lugar, ha equivocado el momento, el tiempo: no parece que, como ocurrió con la energía nuclear y las renovables, en un momento de crisis económica y necesitando recuperar PIB y empleo sea el mejor momento para darle la vuelta a la producción y al consumo de carne en España, que, sin embargo, llevaba descendiendo hasta la pandemia, y aumentó un 10,5% en 2020, aunque el pescado aumentó un 17,1% y las verduras un 40%. Todos los españoles aumentaron el consumo de alimentos hace dos años…

JMF: Y, ¿qué ha hecho mal Sánchez con relación a este ‘affaire’?

RG: Ha dicho que lamenta esta polémica y ya en verano dijo que lo que más le gustaba era un chuletón al punto, que eso era imbatible. Parece que Garzón no le ha hecho mucho caso, incluso ha afirmado que lo ha dicho a propósito y que no se desdecía…

JMF: Entonces crisis en aumento…

RG: Desde luego esta polémica ha superado a la de verano. Hay elecciones en Castilla y León, pero no en Aragón y al presidente Lambán parece que no le ha gustado nada tampoco. Incluso ha anunciado que va a invertir en una campaña de promoción de la carne aragonesa en The Guardian, lo cual no creo que ayude a rebajar la crisis. Parece como si la tarea de algunos ministerios fuese generar polémicas que otros ministerios o comunidades han de intentar luego apagar.

JMF: Reputacionalmente, ¿cómo acaba eso? ¿Qué consecuencias tendrá?

RG: Después de nuestro entorno natural, y la cercanía de la gente, la calidad de nuestros productos es la tercera variable más importante de la reputación de España en el mundo. Y que, junto con la cultura y el deporte, la gastronomía y la alimentación son las claves de la marca España en el extranjero. Si continuamos echando tierra encima de los principales activos de nuestra reputación internacional lograremos dañar más la recuperación económica. Los problemas internos, si los hay, es mejor siempre lavarlos en casa…

JMF: Y el Gobierno, o su presidente, ¿qué tendría que hacer ahora para tapar el agujero?

RG: Desde luego más allá de lamentar, desautorizar sus declaraciones, en la medida en que además exceden sus funciones como ministro de Consumo (protección de los consumidores y lucha contra el juego): repite en el exterior unas declaraciones sobre un asunto que corresponde más al ministerio de Agricultura, Sanidad o incluso Industria y Economía. De manera adicional, creo que un ministro que invade reiterada e intencionadamente las competencias de otros ministros no tiene mucho sentido que permanezca en el cargo.

JMF: Sin es tan clara la solución, ¿qué hace que Sánchez no la ejecute? ¿Qué da a entender?

RG: La vicepresidenta dijo que hay que cuidar la coalición de Gobierno, no dijo nada de cuidar la reputación de España. Da a entender que están más preocupados de lo primero que de lo segundo.

JMF: Pero la reputación del Gobierno también está tocada y eso se acaba pagando electoralmente ¿no?

RG: Las encuestas así lo dicen: desde el inicio de la pandemia y, especialmente, desde el año pasado las expectativas electorales de la colación de Gobierno han disminuido 5 puntos.

JMF: Echado Iván, ¿el gobierno va sin brújula?

RG: Lo que es evidente es que desde marzo del año pasado al Gobierno le va francamente peor, pero Redondo salió en julio… Este Gobierno, o una parte de él, ha pasado de centrarse en buscar enemigos fuera a intentar poner en valor su gestión. Veremos cuál de las dos estrategias al final le da mejores resultados…

JMF: ¿Qué piensas tu?

RG: Que cuando estás en el Gobierno la reputación cuenta más para mantener el poder que cuando estás en la oposición para llegar a él. Y que para poder vender una buena gestión es necesario tenerla.

JMF: ¿Les queda poco entonces?

RG: La aritmética electoral es caprichosa, pero el actual Gobierno parece estar más cerca de salir que de repetir. Al final, dependerá de cuándo sean las elecciones y de qué pase este año con la recuperación económica. Pero todos los gobiernos que han pasado la pandemia están debilitados y algunos ya han salido del poder. Este año hay elecciones en varios países. A mí me gusta recordar que Churchill perdió las elecciones en el 45 tras ganar la Segunda Guerra Mundial. ¿La razón? Los británicos tenían otra expectativa en el 45 que en el 39: construir un estado de bienestar y no ganar una guerra. Al final la expectativa que tengan los españoles a partir del final de la pandemia este verano será la que decida.

JMF: Además de las garzonadas, ¿qué otras cosas piensas que están minando su reputación?

RG: Creo que lo más importante es la percepción de que el Gobierno va por detrás desde el inicio de la pandemia: la aceptación de la propia pandemia como tal, las mascarillas, las medidas restrictivas y las comunidades autónomas, la recuperación económica, el precio de la energía, la tercera vacuna, las pruebas de antígenos… Es difícil liderar el relato cuando se va a remolque de los hechos.

JMF: ¿La crisis económica no pesa? ¿Las mentiras de Sánchez tampoco?

RG: La crisis económica puede adquirir más peso en la mente de los votantes a medida que la crisis sanitaria remita. Las mentiras, de nuevo, pesan más cuando las cosas van mal, como desde 2020, que antes en 2019, cuando iban mejor.

JMF: ¿Se romperá la coalición antes de convocar elecciones?

RG: Es evidente que de cara a las elecciones las dos formaciones PSOE y Podemos o la nueva plataforma de Yolanda Díaz necesitarán confrontar y escenificar una ruptura que les lleve a competir electoralmente con un relato diferenciado. La cuestión es cuál será la excusa para la ruptura y quién se adelantará en esa ruptura.

JMF: Y esas cosas aún ‘cuelan’ y tienen eficacia electoral?

RG: Vemos lo que queremos. Los dos partidos disputarán en parte un electorado frontera que tienen desde que irrumpió Podemos en la escena política y las proyecciones de la candidatura de Yolanda Díaz pueden superar los mejores resultados de Pablo Iglesias frente al socialismo en 2015. Apostaría a que a ella le interesará que el principal motivo de conflicto con el PSOE tenga que ver, justamente, con lo laboral. La tensión narrativa es un básico de todos los relatos. Nos interesa más el conflicto que el acuerdo

JMF: Habrá que ver, tampoco parece que la reputación de Yolanda este por la nubes… Mil gracias Ricardo, seguimos en contacto, un abrazo.

RG: Su valoración en las encuestas no para de crecer: es la líder política más valorada y entre el electorado socialista ya iguala a la del presidente… Un abrazo y gracias a ti Josep Maria.


1 comentario en “Ricardo Gómez Díez: ‘El Gobierno va por detrás desde el inicio de la pandemia’

  1. La peor reputación la tienen aquellos veteranos de la política con consabida experiencia, formación y valía que se esfumaron de la política cuando podían haber continuado y aportado muchísimo para salir de este panorama o para no haber caído en él de esta manera. Pero ante las borrascas que se avecinaban, por comodidad les convino mas marcharse disimuladamente silbando con las manos atrás…, dejando la política de España desierta y el testigo a una generación de «niños guapos» que salvo alguna excepción creen que saben, pero no saben nada mas que generar el caos y el desastre como ya lo han demostrado. Y esto es lo mas triste y deprimente de la política que tenemos actualmente en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *