Juan Carlos Corvera: ‘A la ministra Celaá le molesta, y mucho, la libertad de enseñanza’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Juan Carlos Corvera, @jccorvera, iniciador y presidente de Educatio Servanda-Colegios Juan Pablo II, @educatioservand.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber  Canal de Telegram: https://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

JMF: ¿Qué es Educatio Servanda-Colegios Juan Pablo II?

JCC: Es una Fundación que nace en el año 2007, de manera muy humilde y sencilla, en el seno de una familia católica completamente normal, que en menos de siete años se vio al frente de 10 centros educativos, repartidos en seis diócesis, colaborando con más de 5.000 familias en la educación de sus hijos mediante la enseñanza, el acompañamiento familiar y el tiempo libre.

JMF: ¿La fundación ha promovido hasta ahora 10 colegios? ¿Vais a por más?

JCC: Cuando empezamos a tomar conciencia de que había que promover el primer colegio, no pensamos que hubiera ninguno más, era suficiente para nuestros hijos! Así surgió el colegio Juan Pablo II de Alcorcón. Sin embargo, muy pronto, antes incluso de terminarlo, ya nos dimos cuenta de que la vocación (llamada), la Misión de esta Institución desbordaba la idea de un único centro. Y así fue. Muy pronto llegó desde la misma diócesis de Getafe una solicitud para replicar el primer colegio Juan Pablo II en la localidad de Parla. Así promovimos con mucha ayuda el segundo colegio. Y muy poco después, bien mediante las propias instituciones religiosas, bien mediante los obispos diocesanos, hemos asumido la titularidad de otros cinco colegios concertados cuyas congregaciones titulares no podían hacerse cargo de ellos por más tiempo. Así, ahora tenemos siete colegios concertados y 3 centros de Formación Profesional de Grado Superior, llamados todos Juan Pablo II.

JMF: ¿Qué le lleva a una familia como has dicho tu completamente normal a embarcarse promoviendo centros educativos?

JCC: Supongo que la respuesta es muy parecida a la que daría cualquier persona que, en un momento de su vida, sin pedirlo ni esperarlo, toma consciencia de que debe dejarlo todo para consagrarse a una misión, a un proyecto de vida. Mi mujer y yo comenzamos nuestra andadura motivados sobre todo por contribuir al fortalecimiento de la cultura cristiana en España mediante la presencia de los católicos en la vida Pública. Fue pocos años después, cuando fuimos conscientes de la verdadera llamada, de la necesidad de una entrega total. Ese momento es dramático. Tras un largo y acompañado discernimiento religioso, no exento de un año de lucha interior, optamos por dejar las redes y seguirle. Muy poco después se produjo el gran crecimiento institucional de Educatio Servanda.

JMF: ¿Cómo se mantienen económicamente tantos colegios?

JCC: ¿Vale decir de milagro?

JMF: Milagros continuos será… ¿Todos los colegios son concertados?

JCC: Sí, todos son concertados.

JMF: ¿El concierto económicamente basta par sostenerlos?

JCC: En una institución tan joven y por tanto con muy escasos recursos propios, cada uno de los centros debe ser autosostenible. Los colegios concertados en España sólo se mantienen si las familias que los eligen colaboran económicamente con ellos, cubriendo así la infrafinanciación que reciben del Estado. Cada centro tiene una realidad económica. No es lo mismo un centro nuevo, construido hace pocos años cuyo gasto nunca está contemplado en el concierto educativo, que un edificio antiguo, completamente pagado aunque su mantenimiento tampoco esté cubierto por el concierto. En función de esa realidad económica concreta de cada centro se invita a las familias a colaborar con su sostenimiento.

JMF: Parece que el gobierno, la ministra Celaá va a por los conciertos, ¿por qué les molestan?

JCC: No son sólo los colegios concertados. A la ministra parecen molestarle las familias porque según sus palabras «los hijos no son de los padres». Le molesta la educación especial, la educación diferenciada, la asignatura de Religión, y por supuesto la escuela concertada, en su inmensa mayoría católica. En definitiva, a la Ministra Celaá le molesta todo aquel modelo educativo que se salga de lo que parece ser su obsesión: un monopolio educativo en manos del Estado. Le molesta, y mucho, la pluralidad educativa y la libertad de enseñanza.

JMF: ¿Podeis hacer algo para resistir si, como parece, pasa de la molestia a los hechos?

JCC: Si se aprobase la Ley Celaá, que es una ley que recupera -corregida y aumentada- la fracasada LOE que hace 14 años nos llevó al desastre educativo que hoy se refleja en el informe PISA, la escuela concertada y la educación especial desaparecerán en pocos años. La única esperanza para mantener la libertad de enseñanza para las familias, que se concreta mediante la capacidad de elegir centro educativo, es que no salga adelante esta Ley o que se derogue al día siguiente de la llegada de un nuevo gobierno. Y vuelta a empezar… Para evitarlo, la comunidad educativa concertada nos hemos echado a la calle de manera monolítica por primera vez en democracia. Juntos hemos puesto en marcha la plataforma MásPlurales, en la que Educatio Servanda participa con su plataforma de movilización LibresParaElegir.org. Con una serie de movilizaciones y protestas se pretende construir una resistencia activa a este intento de dinamitar una de las libertades fundamentales de nuestra constitución: la de educación. Se intenta hace además en un momento dramático, cuando todos estamos más pendientes de la pandemia del COVID.

JMF: Es la primera vez que la educación concertada se echa a la calle ¿no?

JCC: Sí, es la primera vez que la Comunidad Educativa de la Concertada, integrada por familias, profesores, centros y plataformas, sale a la calle en democracia.

JMF: ¿Qué esperáis conseguir?

JCC: Crear conciencia en el conjunto de la ciudadanía de que esta ley desaparece una de las libertades fundamentales de nuestra constitución: la libertad de educación. Queda eliminada de facto. Así, podremos o pararla entre todos o facilitar al siguiente gobierno su derogación inmediata y la restitución de la libertad educativa en España.

JMF: Mil gracias Juan Carlos, mucho ánimo, esa batalla no es nada menor y será más que complicada.

JCC: De nada.


2 comentarios en “Juan Carlos Corvera: ‘A la ministra Celaá le molesta, y mucho, la libertad de enseñanza’

  1. A la Celaa le traen sin cuidado los colegios, concertados o sin concertar, simplemente cumple con su cometido en esta revolución semisilenciosa que puso en marcha el 11 m y que desde entonces está barriendo España de la mano del marxismo al que ahora llaman socialdemocracia.
    Sanchez sigue el esquema que se diseñó en el Foro de São Paulo y cuyo representante en España es ZP, la doctrina es sencilla, terminar con todo lo que huela a sector privado, ya sea sanitario, cultural, educativo, económico o de cualquier otro tipo, el Estado debe hacerse cargo de la sociedad en su conjunto y administrarla según criterios «populares» marxistas, que en la práctica no son más que el comunismo ramplón de siempre, esta vez en forma de plátano caribeño, que es el que lo propaga a fuerza de dinero.
    La educación privada está sentenciada y si nadie planta cara a la revolución no hay nada que hacer.
    No cabe duda que esta iniciativa es brillante y debe ser apoyada por todo aquel que sea anticomunista, porque es el comunismo el que, tras dominar la educación, se está perpetuando a través de la manipulación INSTITUCIONAL.
    Esta iniciativa debería estar apoyada por algún partido político que hiciera presión en las Cortes en su favor, porque con las armas que el estado ha dejado como coartada a su gestión ideológicamente perversa no hay nada que hacer.
    Lo malo es que la política educativa NO es del Psoe o del PP, es del sistema, es del régimen y cuanto antes se enteren las gentes antes podrán ponerle la proa e intentar salir a flote a respirar.
    Porque este régimen está terminando con todo, lo que huela a privado y a libertad

  2. Estoy de acuerdo que debe existir la enseñanza privada, sea religiosa o no, pero hay que hacer cierta autocrítica: Algunos colegios concertados seleccionan al alumnado, mediante sutiles métodos para rechazarlos como por ejemplo, el mal comportamiento, las bajas notas o repetición de curso, los inmigrantes de pocos recursos, el trabajo de los padres, o que si el alumno necesita una atención más personalizada, es muy sensible (por no decir que no da bola), etc, etc. Cierto es que algunos públicos han copiado de la enseñanza mirando el origen y la economía familiar para elegir al alumnado, pero ya digo, más disimuladamente porque al fin y al cabo los que rechaza la concertada van todos a la pública. Deberíamos tomar ejemplo del país vecino, Francia y de su enseñanza pública y privada que también la tiene. Profesores buenos y menos buenos son como los médicos buenos y menos buenos; existen en los dos estamentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *